Zara apuesta por la tecnología para competir

Los competidores de Inditex están produciendo la ropa a mayor velocidad, tardando solo una semana desde el diseño hasta el punto de venta

La tienda de Zara en el Paseo de Gràcia de Barcelona / CG

La tienda de Zara en el Paseo de Gràcia de Barcelona / CG

Inditex, el grupo textil más grande del mundo y propietario de la cadena Zara, tiene que competir con rivales más jóvenes que venden solo online como Boohoo.com y Missguided.

Boohoo.com, fundada en la ciudad británica de Manchester en 2006, opera con un modelo basado en “probar y repetir”, ofreciendo pequeños lotes para aumentar la producción de aquellas prendas que más se venden. Más de la mitad de los artículos de Boohoo.com ya se producen en Gran Bretaña. La compañía, cuyas ventas se duplicaron el año pasado, dijo que acortó sus plazos de entrega hasta dos semanas. Missguided, que también tiene su sede en Manchester, ha dicho que sus plazos de entrega pueden ser de tan solo una semana.

De esta forma, los competidores de Inditex están produciendo la ropa a mayor velocidad, tardando solo una semana desde el diseño hasta el punto de venta y renovando diariamente su oferta online con cientos de artículos nuevos.

Cuando la compañía dio a conocer los resultados trimestrales esta semana, el presidente y CEO de Inditex, Pablo Isla, dijo a los analistas que un control estricto del inventario mediante el etiquetado significa que se pueden vender más prendas a precio completo ya que los artículos disponibles en una tienda también se pueden vender online. “Esta es la integración total entre las tiendas y los almacenes para la venta en Internet”, dijo.

La apuesta de Inditex por las nuevas tecnologías

En un intento por mantener su hegemonía, la compañía española está desarrollando nuevas tecnologías, conectándose con firmas de tecnología y contratando talento desde empresas incubadoras. Del éxito de esta estrategia depende de si Inditex será capaz de adaptarse a los cambios en el negocio de la venta de ropa, donde Amazon está a punto de superar a Macy’s como el mayor vendedor de ropa en el mercado estadounidense.

También demostrará si un modelo de negocio que se basa en combinar las ventas online con una extensa red de tiendas puede o no prevalecer en el mercado de masas, donde los pantalones se venden por menos de 30 euros y los vestidos de lentejuelas por menos de 50 euros.

Inditex cuenta con una división de innovación, liderada por el ex ingeniero de telecomunicaciones Alejandro Ferrer y el fundador de startups David Alayon, pero hasta ahora ha revelado poco sobre su trabajo. La división está probando diversas formas para mejorar el manejo del inventario. Se ha conectado con Fetch Robotics, con sede en California, para probar robots que trabajan en la logística, dijo la compañía a Reuters. También se asoció con el fabricante de chips Intel para crear dispositivos que puedan medir el volumen de ropa acumulado en las cajas. También  prueba tecnologías que aprovechan al máximo un activo del que carecen los nuevos rivales: las tiendas físicas. Inditex dijo que se estaba enfocando en áreas como “inteligencia de ubicación”, tecnología de ultrasonido utilizada para rastrear los pasos en las tiendas, así como asistentes virtuales para ayudar a los clientes.

Las tecnologías de localización permiten cambiar las aplicaciones a modo “tienda” una vez que el cliente entre en la tienda para recibir información sobre la localización de los productos y las ofertas.

Una fuente familiarizada con el tema dijo que Inditex también ha formado alianzas de desarrollo con compañías tecnológicas como Jetlore, que utiliza inteligencia artificial para predecir el comportamiento del consumidor, y la empresa española de big data, El Arte de Medir.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información