Wallapop encendiendo la chimenea

Cuando una empresa factura cero y dicen que vale 1.000 millones sólo tiene un nombre

Wallapop insta a acudir a la policía si se detecta un objeto supuestamente robado.

Wallapop insta a acudir a la policía si se detecta un objeto supuestamente robado. - CG

Estos días el rumor sobre la venta de Wallapop se ha hecho más intenso. La app española destinada a la venta de objetos de segunda mano parece no haber encontrado, todavía, la forma de monetizar sus millones de descargas. Los costes de funcionamiento van camino de agotar el capital de las rondas de financiación y algunos inversores presionan para conseguir algún tipo de plusvalía antes de final de año.

El crecimiento de Wallapop ha sido rápido estos años. En 2013, año de su fundación, obtuvo 1.6 millones de euros de manos de Caixa Capital Risc, Bonsai Venture Capital, ESADE Ban, Antai, Grupo Godó y Grupo Zeta. Unos meses después, en 2014, hubo una segunda ronda, en esta ocasión de varios grupos audiovisuales -Atresmedia entre ellos-, que inyectaron 1.3 millones de euros en la compañía, como parte de un acuerdo “Media for Equity”. Esta inversión fue un salto cualitativo en su reconocimiento como marca en España. Gracias, principalmente, a los anuncios televisivos.

 

"Media por Equity" vía Atresmedia

Una de las apuestas más inteligentes de Wallapop fue el "Media por Equity" de sus inicios. Se trata de una figura de inversión mediante la que un grupo, o grupos mediáticos -en este caso Atresmedia, Grupo Godo y Zeta- entran en el accionariado de una empresa a cambio de servir campañas de publicidad en sus medios. Debido a las continuas campañas de publicidad televisiva, la app se posicionó rápidamente en el mercado de compra y venta de segunda mano en España.

Gracias a ese crecimiento mediático aparecieron nuevas rondas de financiación. Una primera gran ronda se sitúa hacia finales de 2014, principios de 2015. Los inversores pasan de ser locales a ser internacionales. En ese momento, desembarcan la americana Insight Venture Partners -accionista de Alibaba, Hootsuite, Privalia o Blablacar-, y la sueca, de menor volumen, Vostok New Ventures. Para entonces las valoraciones de la compañía se sitúan sobre los 85 millones. Las ventas seguían siendo cero, o bajo cero.

Salto al vacío, volando a USA

Poco meses más tarde, en mayo de 2015, se filtra la noticia en TechCrunch sobre la negociación de una nueva ronda de financiación cercana a los 100 millones de dólares. Según diversas fuentes la ronda se materializa con la entrada de Fidelity Growth Partners, bajo la nueva denominación de Eight Roads Ventures. El propio Techcrunch, la referencia mundial en noticias de tecnología, confirma sin confirmar la operación en una noticia de julio de 2015 "Eight Roads Ventures has also invested in Wallapop, the runaway mobile classifieds app startup out of Barcelona. Until now, that had not been confirmed"

El capital invertido era la apuesta definitiva para el mercado de Estados Unidos. Hasta la fecha Wallapop había crecido de forma exponencial en usuarios exclusivamente en España. Era aún una empresa local. Pero la aventura americana no fue bien. Los datos obtenidos por el servicio de inteligencia de aplicaciones App Annie confirman que fue un acercamiento breve y artificial. El producto enganchó exclusivamente el tiempo de duración de las campañas de publicidad. 

Podemos ver en el gráfico de valoraciones de usuarios de Wallapop en inglés, como la demanda cae rápidamente tras las campañas de publicidad en la Navidad de 2015

Sin facturación, sin rondas, resignado a España

El mercado inglés no funcionó, pero el mercado francés aún fue peor, como se puede ver en el gráfico siguiente. El mercado inglés es apenas un 16%. Entre todo el resto de mercados, incluyendo el francés, tiene un 2%. Con una tendencia, además, claramente a la baja durante todo el año 2016. Como referencia, el mercado en español representa el 82% de las calificaciones de la app. Una variable irrefutable para saber el interés por la misma.

La evolución de las descargas, además, en tres países clave es aún más clara. Como se puede ver, en el Reino Unido hubo un inicio esperanzador pero rápidamente la aplicación perdió interés. En Estados Unidos, fruto de la entrada de capital y campañas de publicidad agresivas, la app aumentó el número de descargas en períodos muy puntuales. Pero Wallapop fue incapaz de mantener la viralidad una vez finalizadas las mismas. Aquí no había "Media for Equity". Donde sí había, en España, siempre ha mantenido el ritmo gracias a su constante presencia en los medios.

No hay duda que entre todos los mercados, España es el rey. Gracias al "Media for Equity", ha logrado convertirse en una de las aplicaciones estrellas del país. Incluso, a día de hoy, sigue siendo la empresa española con más descargas de app en la clasificación de gratuitas, en el número 6 de la lista. La siguiente española, Chicfy en el puesto 11, curiosamente o no, es la protagonista de importantes campañas televisivas durante estos días.

Wallapop es carne de venta local

Y el mercado español es apetitoso, pero nadie duda que lejos de valoraciones de 100 millones con cero facturación. Por eso, a día de hoy, Wallapop es simplemente carne de venta. Como se ha escrito estos días, cualquier competidor del mundo de los clasificados puede utilizar la compra de la compañía como una estrategia para entrar en el mercado de segunda mano en España. La app de Barcelona es una buena marca, reconocida en el país, y con un peso importante en los medios de comunicación.

Aunque la empresa está alejada ya de ser una marca internacional reconocida, y aún más lejos de convertirse en una empresa de internet valorada en más de 1.000 millones, las denominadas unicornios. Tirando de hemeroteca es fácil recordar lo que algunos querían hacer creer en su momento. Wallapop constata que el mercado español está muy limitado y en gran dependencia de la comunicación masiva de la televisión. Empresas con perspectivas normales han dado un salto cualitativo debido a la publicidad del "Media por Equity". Pero, como en el caso de Wallapop, competir no es solo salir en televisión. Requiere también de una base de trabajo efectivo, una gestión efectiva, y sobre todo de un producto pensado para un mundo global. Y en eso, Wallapop simplemente ha fallado.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información