Pulso por los derechos de la Champions

Mediapro abrirá a principios de marzo un periodo de recepción de ofertas por los derechos de retransmisión de la Liga de Campeones y la Europa League

Imagen de un encuentro de Champions League / EFE

Imagen de un encuentro de Champions League / EFE

A principios de marzo, la empresa de producción y derechos audiovisuales Mediapro abrirá un periodo de recepción de ofertas por los derechos de retransmisión de la Liga de Campeones y la Europa League, valoradas hoy en 1.000 millones de euros. Es decir, precio de salida de la puja.

Como señala Reuters, Mediapro, a través de su joint-venture con Al Jazeera Bein Sports, busca recuperar con margen su inversión tras imponerse el pasado verano a Telefónica por un estrecho margen en la subasta de las tres próximas temporadas realizada por la UEFA. Jaume Roures, presidente de Mediapro, en una entrevista con dicha agencia advirtió que "pediremos que nos manden sus ofertas a principios de marzo, así que a principios de abril veremos cuál es el interés real".

Su intención es medir el apetito de los compradores con paquetes diferenciados en todos los formatos, desde la televisión por IP que utilizan los operadores de telecomunicaciones a las nuevas ventanas que se han abierto con la entrada de grupos digitales como Netflix o Amazon. La participación de estos últimos es una incógnita. Algunos analistas ponen en duda su capacidad técnica para emitir en directo partidos con millones de espectadores conectándose a la vez, pero supondría un hito en la industria tras revolucionar otros mercados como los de series o películas.

De momento, los grupos de telecomunicaciones han dado su negativa a participar en la puja.

La posición de Telefónica y el cambio de modelo

Según un informe de Credit Suisse, “Telefónica ha perdido dinero con el fútbol (...) Creemos que en 2017 el proyecto televisivo está generando unos 1.400 millones de ingresos extra para Telefónica España, dos tercios directamente de la televisión de pago y un tercio de las suscripciones de fibra y subidas de precio de Fusión. Por contra, estimamos unos gastos operativos anuales de 1.600 millones de euros”. Para Credit Suisse, “una retirada de los derechos de TV es por tanto potencialmente positiva para el Ebitda de Telefónica entre 2018 y 2020".

La empresa que preside José María Álvarez-Pallete tiene la mayor parte de los 3 millones de abonados que se calculan que consumen fútbol en España, con Vodafone y Orange con unos 400.000 clientes cada uno. Esto implica que cada cliente tendría que pagar unos 10 euros mensuales sólo por la Liga de Campeones para alcanzar los 1.000 millones que se estima pagó Mediapro. La apuesta por paquetes integrados con contenidos Premium ha permitido a los operadores elevar sus ingresos medios por cliente, pero los analistas coinciden en que es difícil conseguir rentabilidad si los precios siguen al alza.

Además Telefónica tiene la espina regulatoria que le obliga a revender los derechos a sus competidores al menos hasta 2020 por la compra de Canal+, lo que le impide disfrutar de las ventajas que tendría en el caso de adquirirlo en exclusiva.

El consejero delegado de Vodafone en España, Antonio Coimbra, fue contundente al rechazar participar en la subasta con el actual sistema. “Si perdiéramos de golpe todos los clientes que tienen fútbol, algo que es difícil que pase, dejaríamos de ingresar unos 192 millones de euros. Mejor perder los clientes que pagar el fútbol”, sentenció Coimbra, que indicó que el fútbol cuesta al grupo unos 240 millones de euros. El ejecutivo ha pedido a Mediapro un cambio en el modelo de explotación para que pase de un coste fijo a uno mixto o variable en el que el gestor de derechos asuma riesgos.

Orange ha sido el más claro en su postura. Tendrá que realizar un esfuerzo inversor si algún otro grupo de telecomunicaciones se hace con los derechos deportivos, ya que no puede quedar en desventaja competitiva y arriesgarse a una fuga de clientes.

Roures ve correcta la fórmula actual y sostiene que tiene alternativas, como su canal por Internet, para afrontar la apuesta en solitario pese a las dificultades técnicas.

Tebas genera inflación

El presidente de la Liga de Fútbol Profesional, Javier Tebas, socio de Roures, ha dicho que quiere alcanzar unos ingresos de unos 1.300 millones de euros anuales, un 30 por ciento más, tras haber subido ya un 30 por ciento en la anterior subasta. Esta inflación está dañando los márgenes de los operadores, y en la última subasta de la Premier League, Sky pagó un 16 por ciento menos.

Telefónica se ha posicionado como socio ideal si alguna de estas empresas tecnológicas quisiera presentar una oferta conjunta por los derechos de la omnipresente liga española, que en abril o mayo subastará también bajo distintos formatos las temporadas 2019/2020, 2020/2021 y 2021/2022.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información