Las grandes urbes españolas invirtieron entre 20 y 40 millones en ciudad 4.0

El 86% de las ciudades españolas con más de 200.000 habitantes tienen una estrategia de ciudad 4.0 y han invertido en este fin en los últimos cuatro años

Proyección de una ciudad del futuro / Siemens

Proyección de una ciudad del futuro / Siemens

El 86% de las ciudades españolas con más de 200.000 habitantes tienen una estrategia de ciudad 4.0 y han invertido entre 20 y 40 millones de euros en este fin en los últimos cuatro años, según ha destacado la presidenta y consejera delegada de Siemens España, Rosa García, en la presentación del informe Hacia la ciudad 4.0 realizado por la consultora KPMG, en colaboración con esta empresa tecnológica.

El grado de avance de las ciudades 4.0 en España es medio, por lo que es prioritario incrementar las inversiones para afrontar con éxito los retos que impone el actual desarrollo social. Las cinco ciudades españolas que más han trabajado para convertirse en ciudades 4.0 son Barcelona, Santander, Madrid, Valencia y Málaga.

Además, este estudio ofrece una visión global sobre el nivel de desarrollo de la digitalización en las ciudades y pone como ejemplos distintas prácticas internacionales que han obtenido muy buenos resultados en países como EE.UU, Alemania, Singapur, Reino Unido o Dinamarca, donde este sector está en plena expansión. De hecho, se estima que para el año 2020, el mercado potencial de inversiones en ciudades inteligentes pueda alcanzar los 1.500 billones de dólares (unos 1.270 millones de euros), según datos de Frost & Sullivan, de los que más de la mitad se repartirá entre seguridad, energía y sector público.

Beneficios de la digitalización

La movilidad, la edificación y los servicios básicos (gestión de agua, electricidad o residuos) son los principales pilares en la gestión de cualquier ciudad. Gracias a la aplicación de la tecnología en estos ámbitos se pueden obtener múltiples beneficios. Para poder cuantificarlos, el estudio de KPMG ha analizado diferentes investigaciones externas y casos prácticos de otras ciudades para evaluar el impacto de las TIC en el día a día de las urbes. Entre sus conclusiones, cabe destacar que el coste de la congestión del tráfico alcanza en España los 5.500 millones de euros al año y, en este campo, la aplicación de tecnologías como plataformas para su gestión podría reducir entre un 15% y un 30% los gastos derivados de la congestión del transporte, lo que también supondría una disminución de las emisiones contaminantes de entre 3.100 y 4.900 toneladas.

En cuanto al avance de la digitalización, para el 71% de los encuestados el grado de madurez de los servicios digitales en los ayuntamientos españoles es medio, basándose en distintas categorías analizadas, como servicios electrónicos para la mejora de la economía; la energía; gestión de aguas y residuos; infraestructuras digitales o calidad de vida. Cabe destacar que entre los servicios digitales que ofrecen los municipios, la e-administración es el más desarrollado, junto a los servicios electrónicos para la mejora económica o la calidad de vida.

En cuanto a las oportunidades que ofrece la digitalización en las ciudades, más de un 80% de los consultados considera que las principales palancas que impulsarían el desarrollo de las ciudades 4.0 en España son los beneficios de eficiencia y eficacia que generan, así como la mejora de la calidad de vida y de los servicios a la ciudadanía.

Sin embargo, estos municipios también afirman encontrarse con distintas barreras a la hora de desarrollar este proceso. Entre los principales obstáculos destacan la financiación, para un 85% de los encuestados; seguido de la sostenibilidad y viabilidad de los proyectos, para un 81%; así como la reorganización de los ayuntamientos, según el 74%, y los problemas legales, para un 71% de los encuestados.

Impulsar el desarrollo de smart cities

Tras analizar la situación de los municipios españoles, KPMG recomienda una reorganización de las administraciones públicas para avanzar hacia las ciudades 4.0. En general, los municipios españoles se encuentran en un estado de incipiente desarrollo en este campo, por lo que es prioritario incrementar las inversiones para mejorar la dotación de inteligencia digital en las ciudades.

Esto requiere un esfuerzo por parte de los ayuntamientos para realizar una adaptación de su cultura y la renovación de sus estructuras. Una puesta estratégica por la tecnología e impulsar un marco legal más favorable a la inversión, permitiendo plazos más largos de amortización, agrupación de servicios y contratación por objetivos, junto a modelos de compra pública innovadora. Del mismo modo, KPMG también considera fundamental la colaboración ciudadana para el éxito de una ciudad 4.0.

Para acometer los cambios, los ayuntamientos encuestados toman como referencia algunos modelos de smart city, tanto nacionales como internacionales. En cuanto a sus referencias nacionales, se encuentran Barcelona, Santander, Madrid, Valencia y Málaga. Y entre las internacionales, destacan Copenhague, Ámsterdam o Londres.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información