La reputación de Glovo se hunde en la red

Mientras, uno de sus socios, Sacha Michaud, está de gira por España para convencer a los medios de comunicación de la bondad del proyecto

Web de glovo app

Web de glovo app

No corren buenos tiempos para Glovo. La tan anunciada entrada de nuevo capital internacional se está retrasando las últimas semanas. Las campañas por un empleo digno de los "riders" de las empresas denominadas "de la última milla", iniciadas por la empresa Jinn en Londres a principios de año, se han extendido al resto de compañías del sector como Deliveroo o Glovo. El vídeo con los incidentes ante los socios españoles en la sede central de Jiin en Londres fue la mecha en un sector alterado.

Todas las compañías de la última milla basan su negocio en los bajos costes del último servicio de entrega. En general, jóvenes y no tan jóvenes, con una necesidad imperiosa de ingresar dinero para sobrevivir en la ciudad. Sin la ambigüedad de la interpretación de las autoridades de la Ley, escondida por los inversores como antigüedad, su negocio no podría existir. Los falsos autónomos son la clave del negocio, sin ellos no hay disrupción. Sin ellos, no hay negocio.

La caída de la reputación online

En los últimos meses la reputación en Google de Glovo ha caído hasta un 2,4. En una web como Booking sería como un hotel de 4,8. La red está llena de quejas de clientes y el crecimiento sigue dando cifras que podríamos calificar de extrañas. Como hemos escrito en diversas ocasiones el negocio parece interesante pero algunos aspectos como la relación laboral con los riders, así como la gestión de las quejas de los clientes, no parecen la más adecuadas.

Reputacion online Glovo en google

Aquí pueden leer las opiniones

Según diversas fuentes estamos ante un sprint por colocar la compañía a algún fondo internacional para poder sacar a los inversores iniciales con un buen pellizco. En ese sentido se han duplicado las operaciones en prensa, con un éxito muy relativo, simplemente con el afán de subir los números durante estas fechas de verano. Se han multiplicado las apariciones de uno de los socios, Sacha Michaud, en medios de Valencia, Sevilla, Málaga o Madrid tras diversos meses de silencio a raiz de la serie de artículos aparecidos en Ecoonomia

El auge de Sacha Michaud

La decisión de tomar la iniciativa pública por el socio más experimentado se origina por la necesidad de intentar trasmitir un mensaje homogéneo. Algunas explicaciones, poco certeras, de responsables locales como el caso de Madrid, han sido el detonante para que se apostara por una nueva línea explicativa más madura y coherente, atendiendo a las peticiones de alguno de los inversores.

Un nuevo enfoque decisivo para acabar de cerrar la entrada de capital en la compañía. En breve veremos si la operación es tan positiva como indican o si se trata de una nueva cortina de humo ante la falta de grandes números.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información