La empresa y la sociedad, hacia una nueva filantropía

​El camino entre la ética y los negocios. ¿Por qué sostenibilidad y rentabilidad?

Caudal de río seco por las pocas lluvias

Caudal de río seco por las pocas lluvias

Por un lado hay una correlación entre los negocios y el medio ambiente. El mayor objetivo social económico es crear trabajo para tener una sociedad más justa y más equilibrada. Sin embargo, la mayoría de las empresas en los últimos 20 años se han dedicado solamente a generar beneficios económicos, siendo el elemento primordial por encima de otras prioridades como la salud del consumidor, el medio ambiente, entre otros.

Una tragedia medioambiental tuvo lugar con la empresa W.R. GRACE contaminando un pueblo entero en Libby Montana, Lincoln, Estados Unidos en 1920. Esto ocurrió cuando la empresa usaba productos químicos y clasificó el caso como el mayor crimen medioambiental en este sector. Otra tragedia, esta más reciente, ocurrió con el escándalo de Volkswagen, que trucó sus coches para evitar los límites de las emisiones.

¿Existe una justicia climática? Evidentemente, parece ser que se registra un cambio climático mundial. A pesar del acuerdo climático de París, consta que hay un aumento en la producción y muchas políticas siguen ignorando el tema siendo conscientes del efecto negativo medio ambiental. A esto se llama un crimen corporativo.

Por el otro lado existe la filantropía, la relación ética con la sociedad. Esta relación empieza con el respeto y la responsabilidad hacia la sociedad cuyo elemento básico es el medio ambiente. Solamente con esta relación se puede disminuir el crimen corporativo y crear a cambio una justicia climática. Evidentemente toda la sociedad lo sufriremos o lo gozaremos. De hecho, la volatilidad del cambio climático aumenta el nivel de pobreza. Los países con sequías han notado una disminución en su producción agrícola y el resultado es más pobreza.

La sostenibilidad es necesaria en el mundo empresarial. El desequilibrio en el ecosistema colapsa la economía. La ética en los negocios es fundamental para crear una sociedad más sostenible. Es prudente empezar de alguna manera para mantener ese equilibrio del ecosistema. Toda la sociedad forma parte de este proceso, pero el consumidor es el que más impacto tiene.

¿Cómo podemos contribuir a crear compromiso ético? La inversión socialmente sostenible.

Durante los últimos años se ha incrementado el interés por la Inversión Socialmente Responsable (ISR), que ha demostrado que los activos de mayor calidad social o ambiental presentan más rendimientos económicos y menores riesgos financieros. El programa The World’s Most Ethical Companies® por ejemplo, honra a compañías que sobresalen en dos áreas: promoviendo estándares y prácticas éticas de negocio internamente, y permitiendo que los gerentes y empleados tomen buenas decisiones y moldeen futuros estándares de la industria introduciendo las mejores prácticas conocidas a día de hoy. Este programa tiene mejor rentabilidad económica y medioambiental a la vez. Estas empresas tienen una prioridad en su misión: el medio ambiente.

El siguiente gráfico muestra un estudio y una comparación del rendimiento (rendimiento de la inversión) de las empresas que integran este programa con el índice S&P 500 (marcador de mercado) en diciembre de 2014 hasta diciembre de 2015. Podemos notar un rendimiento más elevado, del orden del 3,3%.

Gráfico ética en empresas

Source: http://worldsmostethicalcompanies.ethisphere.com/

Existe una falta de conocimiento de las inversiones socialmente sostenibles. Los inversores tienen que tomar esta iniciativa y buscar algo más que un simple rendimiento. Solamente a través de la filantropía económica habrá una solidaridad con el medio ambiente y la sociedad entera.

 

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información