El transporte marítimo y la bandera de conveniencia

¿Por qué cuesta tan barata una prenda ¨Made in Bangladesh¨?

Barco con containers

Barco con containers

Nunca nos preguntamos por qué cada vez nos cuesta menos, y cada vez el lugar de fabricación está más lejos. Lo curioso es que el 90% del consumo diario tiene lugar en otro continente, y la materia prima se transporta en barco desde la otra parte del mundo. No nos fijamos mucho en el tamaño de los barcos, pero cada vez éstos son más grandes. Por qué entonces nos cuesta más barato?

Los grandes bancos de contenedores

Estos inmensos barcos transportan hasta 6 mil contenedores cada día, llegando a poder transportar unos 500 millones de cajas de cualquier materia de todos los sectores de actividad posibles. Al ser tan grandes, el coste por articulo disminuye. La industria marítima  tiene un peso muy importante en la economía mundial. Ha crecido muy rápido en los últimos 30 años y la mayoría de los que la gestionan son particulares. Cada vez son menos los que controlan esta industria y tiene una participación hostil.

Cada barco tiene que llevar una bandera. La llaman "Bandera de conveniencia" debido a que los pocos dueños de estas empresas de transporte eligen su bandera en función del interés fiscal ofrecido por el país. John Fredriksen es Steve Jobs pero en el sector marítimo, y su gran habilidad es elegir la bandera adecuada de sus barcos, que evidentemente depende de las sedes de los países fiscales. Con su elección pagará menos impuestos y reportara más beneficios. Es la única manera de poder expandir el negocio. Lo grave es que no hay regulaciones de ningún tipo al registrar la sede de la empresa de transporte en un paraíso fiscal como Marshall que ni si quiera tiene costa: por el hecho de elegir Marshall pagará menos impuestos. Fredriksen no solamente tiene el secreto de la bandera de conveniencia para ahorrar una cantidad brutal de dinero, sino también en la captación de los expertos a bordo. Son expertos en hablar inglés y gestionar todo el proceso de la alta mar. Aceptan este trabajo debido a las pocas oportunidades en sus países de origen, lo que les obliga a trabajar con buenas condiciones económicas pero con condiciones laborales de una cárcel flotante.

El conflictivo sector marítimo

Además de no respetar los derechos humanos para los trabajadores en su sector, que es el segundo sector más peligroso después de la pescas, la industria marítima tiene efectos negativos en el medio ambiente y cada vez es menos sostenible ya que contamina tanto el mar como el aire. En el mar contamina el pescado pasando de un lado del mundo al otro con los líquidos de deshecho que arrojan, aparte de la contaminación acústica que aturde y desorienta el pez. Por el otro lado, contamina el aire. Los expertos en el medio ambiente constatan que la contaminación de un barco es equivalente a 50 millones de coches. En consecuencia se nota cada vez más el cambio climático.

El tráfico marítimo, igual que el aéreo, es “invisible” para la mayoría de las personas, a pesar de su importancia y de su intensidad con el inmenso número de buques. 

Posición barcos en mundo / Google

No se ha prestado mucha atención a la industria marítima a pesar del fraude fiscal evidente, la falta de derechos humanos, y el medio ambiente, porque siempre ha sido un sector de residuos. De ahí viene el bajo coste de una prenda sabiendo que está hecha en el otro lado del mundo. El Silencio.

Existen asociaciones que trabajan para conseguir un sistema de transporte marítimo sostenible; pero el punto clave es ampliar la concienciación de la gente para poder detener la destrucción del equilibrio natural y medio ambiente que destroza nuestras vidas. Seguramente aún es más preferible pagar un poco más para tener una prenda. 

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información