Comunicado oficial Administración de Lotería la 'Bruixa d'Or'

Comunicado desde la localidad de Sort (Lleida) ante las diversas informaciones aparecidas estos días en redes sociales y medios

la bruixa d'or,  sort

la bruixa dor sort

Soy la “Bruixa d'or”. Muchos me conocéis porque cada 22 de diciembre me gusta pedir permiso para entrar en vuestras casas. No siempre lo consigo, pero siempre os dejo una sonrisa. Vuelo con mi escoba en Cataluña, en España y en muchos más países de los que a veces uno tiene en mente, incluido el espacio. Hay que ser valientes, innovadores, transgresores, emprendedores, ...

Pero mi vida no se reduce exclusivamente a ese día del año. Cada mañana me levanto para poder convertir en realidad los sueños de mucha gente. Estos días sufro, a veces en silencio, a veces en compañía de amigos. Por cierto, algunos tan brujos como yo. Ahora estoy triste. Me dan desde los independentistas hasta los antiindependentistas. Todos quieren darme.

Y ya no puedo callar. Sé que mi hogar, donde he nacido, donde he crecido, donde he aprendido, es un lugar pequeño, muy pequeño. Se llama Sort (Pallars Sobirà). Y sé que no todo el mundo va entenderlo. La razón abandonó Cataluña hace meses. Las ciudades son esponjas que todo lo absorben pero aquí a las puertas del Pirineo los silencios, en su pausa, se escuchan más que las palabras.

Tras mucho sopesarlo, no vivo en la ciudad alejada de la realidad como si fuera Marte, no quiero ya más silencios. Quiero ser clara y directa: “Amo Catalunya y me siento española. No estoy a favor de la independencia”. Lamento informar a aquellos que revelan supuestos parentescos, que no tengo hijas, ni se llaman Anna. También decir que siempre hemos trabajado el 12 de octubre. No por una falta de respeto, como algunos quieren ver, sino simplemente como cualquier administración de loterías en un lugar turístico.

Bruixa or Sort

Soy catalán, de esos de los ocho apellidos, y también soy español. Creo que la grandeza de este pequeño trozo de Europa es la variedad, la riqueza de lenguas, las diversas culturas. Yo desde mi escoba no distingo a quién quiero dar la suerte. Me da igual una cultura, un idioma, unos ingresos o una religión. Las brujas somos libres para convertir los deseos en realidades. No todos querrán entender este comunicado, pero sí espero que todos respeten que detrás de cada uno de nosotros, brujas o brujos, siempre hay personas. Y las personas tenemos nuestras opiniones. Y sólo el respeto puede hacernos libres. Sólo el respeto puede dejarnos volar libremente para llevar la alegría a todos. 

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información