BLUSENS, entre el derecho a la información y la propiedad intelectual

Caminando entre el limite de la información y el principio de los derechos de la propiedad intelectual

Anuncio Navidad Blusens / Facebook Blusens

Anuncio Navidad Blusens / Facebook Blusens

  • Estos días diversos medios de comunicación se hacían eco de la detención de José Ramón García, fundador de Blusens, en Galicia, por un presunto delito contra la propiedad intelectual y pertenencia a organización criminal. El quid de la cuestión es un aparato denominado Blusens WebTV.

Alguna prensa acostumbrada a la carnicería antes que a la información, se ha dedicado a 'carroñear' sobre los hechos. Poca información de fondo y demasiada tragicomedia. Titulares como “Blusens, la estrepitosa caída del rey del MP3” del otrora prestigioso Diario “el País” confundían la actualidad de la noticia con el pasado de la empresa. Con cierta sorpresa algún medio como El Confidencial, que busca ser la referencia, jugaba también con un título cuanto menos vergonzante “Del cielo de los emprendedores al infierno judicial: auge y caída del fundador de Blusens”.

Blusens El confidencial

Los medios, la información y la propiedad intelectual

Olvidan esos medios que detrás de todo están, cómo no, los derechos del fútbol. Al final la larga mano de Mediapro, la larga mano de Roures. El aparato en cuestión, Blusens WebTV, permitía acceder a la mayoría de canales de pago, principalmente los de fútbol, sin pasar por taquilla.

Blusens Webtv  

Quienes hemos vivido, y vivimos, de la Ley de Propiedad Intelectual en España, publicada en BOE de 22 de Abril de 1996, con vigencia desde 23 de Abril de 1996 y con una revisión vigente desde 01 de Agosto de 2017, sabemos que es una Ley que podríamos decir "cachondeo”. Dice mucho pero sólo sirve para las grandes corporaciones, por ejemplo Mediapro. En temas de derechos España, por desgracia, no es el Reino Unido, donde la decencia de las personas ante los derechos va por delante de la típica pillería de aprovechar la situación tan latina. Aquí robar derechos es válido mientras no toques a un grande. Y el fútbol es un grande.

Uno se sorprende con qué poco avanzan las leyes cuando avanzan las sociedades. Nadie dudaría que citar un Real Madrid 2 Barcelona 1 es información. Tampoco nadie cercenaría por publicar una crónica sobre ese resultado. Pero ¿por qué el derecho a la información debe limitarse a lo escrito? Qué no es derecho a la información: ver los goles o el resumen.

Esto no va de pirateo, esto va de derechos

Blusens plantea una idea nueva. El derecho a la información no está limitado a escribir sobre el fútbol. El fútbol ha sobrepasado ámbitos que sí protegen la creación de las personas, como escribir, pintar o incluso crear programas informáticas. El fútbol parece estar más en el ámbito de la información que de la creación. Y sobre esa base debería plantearse dónde está el límite del acceso a la información.

Que una empresa como Mediapro ponga vallas al acceso a la información para su propio beneficio no parece ser un acto de propiedad intelectual, sino simplemente un acto, lícito como que, de carácter meramente comercial. No se debe calificar como propiedad intelectual una creación como un partido de fútbol. Este se ha convertido en un tangible llamado información no en un intangible llamado arte o creación.

Real Madrid Futbol Cronica PSG Paris Saint Germain Champions League Champions League 289984805 68791369 1706x960

Blusens seguramente se ha avanzado, no diremos que de forma inocente, a los tiempos. Ahora sin lugar a dudas su actuación replantea, no es la primera vez que sucede, que sí algunas actividades con un carácter marcadamente informativo, como el fútbol, deben estar protegidas como si fueran una creación de propiedad intelectual.

El dinero, aquel valor que se pone sobre la mesa, no debe ser el cuerpo principal de la propiedad intelectual. Decíamos al principio que la protección de los derechos en España son una vergüenza porque no se basan en el cumplimiento estricto de la Ley, sino simplemente en que es usada sólo por quién más dinero tiene. Esa interpretración torticera no debe ocultar que detrás de casos como el de Blusens tenemos un problema. Cuando el fútbol se ha convertido en una casi necesidad informativa predominante en el país, hemos de valorar sí debe primar más el acceso libre al derecho de la información – en forma audiovisual que estamos en el s.XXI – o debe primar más el derecho a proteger una inversión económica de unos especuladores que han convertido la información en una propiedad cerrada. Entre nosotros, algunos tenemos clara la respuesta.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información