Start-up unicornios: el humo también vende

Análisis del universo europeo de empresas emergentes valoradas en, como mínimo, mil millones de dólares

Unicornios al trote

Unicornios al trote

Hace unos días asistimos al evento que celebró BStartup del Banco Sabadell que llevaba por título "Europe & Spain Tech Overview, Barcelona". La primera parte, en la que se centrará este informe, tenía al grupo GP Bullhound (GPB) como ponente. El título que emplearon para su ponencia fue "European Unicorns 2016: survival of the fittest" cuya traducción literal corresponde a "Los unicornios europeos de 2016: la supervivencia del más apto" y que corresponde a un estudio homónimo que han elaborado.

Unicornios europeos

GPB aclaró que los unicornios son aquellas empresas con valoraciones iguales o superiores a los 1.000 millones de dólares. Para su estudio sólo tuvieron en cuenta aquellas empresas emergentes que fueron creadas en el año 2.000 y sucesivos.

Según el estudio, actualmente coexisten en Europa 47 empresas unicornio: 36 enfocadas al consumidor y 11 a empresas. La valoración media de las nuevas que entran se sitúa en los 2.800 millones de dólares y suponen un múltiplo de x55 de retorno sobre el capital invertido. Spotify ha destronado a Skype en la clasificación con una valoración de 8.500 millones de dólares. En este 2016 han dejado la clasificación tres empresas y diez han entrado. Precisamente, una nueva como Mindmaze cierra la lista con 1.000 millones de valoración. 

Si bien en la clasificación de 2016 no hay ninguna empresa española, ya anunciaron la posible entrada de Wallapop e Idealista en este grupo

Por sectores, predominan con un 68% las empresas de software. Desde hace dos años hay mayor presencia de empresas dedicadas a la realidad virtual.

Comparadas con sus espejos americanos, las compañías unicornio europeas facturan 2,5 veces más, tal y como puede apreciarse en el siguiente gráfico:


Sin embargo, el ratio del múltiplo de la valoración sobre las ventas es muy superior en Estados Unidos con respecto a Europa: 46 veces contra 18,1 sobre facturación. Se nota nuestro carácter más reservado y comedido.

La facturación de los europeos aumenta conforme las compañías maduran. Así, con respecto a 2013 en que facturaron 163 millones de dólares, las unicornios de nuestro continente generaron un 63% más llegando a los 265 millones de dólares.

Cuántos unicornios son rentables

Según el informe 6 de cada 10, esto es un 60% de los existentes, son rentables. Lo cual afirman ser una prueba del potencial a largo plazo de estos negocios. También indican que algunas empresas han preferido el crecimiento rápido a las ganancias y que para esto las inversión que se precisa es muy elevada. Entre los "buenos" unicornios encontramos, entre otras, a Criteo, JustEat y Zalando. Y entre las "malas" a RocketInternet, Shazam y Spotify. 

Otros datos de interés

Como vía de crecimiento, el 80% de las empresas prefieren la adquisición de otras compañías. Markit Group con 33 y JustEat con 24 son las más activas en este sentido.

Para llegar a la valoración de los 1.000 millones, las unicornio tardan una media de entre 7 años para aquellas que están enfocadas a los consumidores, y 9 años para las que tienen el foco en las empresas, con una media de inversión captada de 294 millones de dólares y 155 millones de dólares, respectivamente. Interesante también es el tiempo que transcurre entre que un inversor decide entrar en una de estas empresas y el que consigue hacer líquida la misma: 8 años para las de consumo y 10,6 años para las de empresa (señalar que el periodo de maduración para la inversión en una empresa se sitúa, como mínimo, en los 10 años siendo los 15 el periodo óptimo).

La inversión que precisan captar estas empresas para poder crecer y, seguramente, sobrevivir es muy elevada. La media se sitúa en los 558 millones de dólares de los primeros contra los 260 millones de dólares que se precisan en Europa.

Conclusiones

Si bien todos hemos soñado alguna vez con ganar la lotería, nunca prestamos atención a la ingente cantidad de dinero que podemos perder intentándolo una y otra vez. Los casos de "arriesgué dos euros y me tocaron cien millones" se cuentan con los dedos de una mano.

Con las empresas catalogadas como unicornios ocurre prácticamente lo mismo. Invertir en una compañía es un trabajo muy serio que requiere una combinación perfecta de conocimientos y de sentido común. Los primeros para el análisis debido a las métricas financieras, modelos de negocio, conocimiento del sector, de la empresa y de su equipo y, el segundo, el más importante para atender a cosas tan evidentes como son "entiendo el negocio" y "puedo tocarlo": factura, está creciendo,...

Al evento mencionado al principio del informe asistieron tanto emprendedores como inversores con caminos distintos pero intereses comunes: ser y vivir del próximo unicornio. No puede negarse que este ecosistema es una realidad, pero la nuestra debe ser aquella que consiga contribuir a la sociedad y a la economía productiva.

 

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información