La española Ontech gana el prestigioso ISC West 2018

El galardón es el resultado del reconocimiento a su solución para la seguridad, que evita accidentes laborales en entornos compartidos con máquinas

En el centro, el equipo de ONTECH recibiendo uno de los premios internacionales otorgados a la tecnología CMC

En el centro, el equipo de ONTECH recibiendo uno de los premios internacionales otorgados a la tecnología CMC

El magnetismo es una de las leyes físicas que rigen el universo, y controlarlo permite tener acceso a un mundo nuevo de posibilidades. Esto es lo que ha conseguido Ontech con su disruptiva tecnología de Campos Magnéticos Controlados (CMC), que ha vuelto a ser galardonada en el ISC West de Las Vegas, la feria de seguridad más importante del mundo.

Esta empresa, con sede en Sevilla, ha recibido el premio al mejor Personal Protective Equipment con uno de sus productos estrella: una solución tecnológica para la seguridad laboral que permite trabajar con máquinas peligrosas sin poner en peligro la integridad del personal técnico que las manipula. 

Los expertos en seguridad que formaron el jurado del ISC West de las Vegas 2018 han destacado que se trata de “una innovación disruptiva en la industria” que revolucionará, sin duda, los entornos laborales y que ya ha conquistado EEUU. De hecho, se trata del tercer año consecutivo que esta feria premia la labor de Ontech en el área de la seguridad. Ya en 2016 se alzó con el galardón a la mejor tecnología en la categoría Best in Intrusion Detection and Prevention Solution y en 2017 obtuvo el primer premio en la categoría Outdoor Perimeter Protection.

Ontech y la tecnología de los Campos Magnéticos Controlados (CMC)

Fundada en 2012, Ontech es una empresa sevillana nacida en el IESE de Madrid de la mano de Juan Aponte e Isidoro Sánchez Tejado. En los más de 5 años que lleva en funcionamiento, ha crecido hasta convertirse en una empresa de seguridad puntera de referencia internacional. En la actualidad cuenta con un equipo de 50 ingenieros dedicados a I+D+i.

La tecnología CMC en la que se basan sus productos no solo está enfocada al sector de la seguridad laboral, sino que también ofrece soluciones para algunos de los sectores más importantes de la sociedad, como es la Industria 4.0, la domótica, la automoción o la logística.

Esta innovación, creada sobre la base de la tecnología CMC, permite detectar cuándo existe peligro en la cadena de producción y realizar una parada instantánea de la máquina hasta que la persona se traslade a una zona segura.

Los Campos Magnéticos Controlados dan la posibilidad de desarrollar de sensores muy avanzados que miden pequeñas variaciones en las líneas de los campos magnéticos y electroestáticos cuando un cuerpo invade un acceso considerado como protegido, como puede ser el perímetro de trabajo de una máquina pesada. Estos sensores son los que generan, moldean y miden los campos magnéticos. A raíz de esta medición, permiten distinguir si se trata de un sujeto al que hay que proteger o si la máquina está haciendo su trabajo con normalidad. Esta distinción se hace en base a un algoritmo matemático.