El impacto del capital privado en la economía

Entre 2000 y 2017 se han invertido alrededor de 44.000 millones de euros en más de 7.500 empresas impactando positivamente en empleo, ventas y EBITDA

Imagen representativa de capital privado apoyando una idea empresarial / Pixabay

Imagen representativa de capital privado apoyando una idea empresarial / Pixabay

En un país en donde la política o no sabe o no quiere, y en donde la única estrategia económica consiste en los impuestos que subo o en los que creo, es importante levantar la mirada hacia aquellos actores que ayudan a dinamizar nuestras pymes y, de este modo, la economía.

ASCRI (Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión) publicó el estudio “Impacto económico y social del capital privado en las operaciones de middle market en España” enfocado en el conjunto de empresas que recibieron inversión de Capital Privado para financiar su crecimiento y consolidación entre 10 millones de euros y 100 millones de euros en los periodos comprendidos entre 2005 y 2012. Para valorar mejor el impacto, se mide la evolución de sus principales indicadores económicos comparándolos con los obtenidos por un grupo similar de empresas que no recibieron financiación de Capital Privado. 

Cabe recordar que el periodo señalado coincide con el fin de la época de crecimiento y con el inicio y desarrollo de la gran crisis financiera.

El impacto del Capital Privado

  • Creación de empleo: 27.000 empleos totales (29,9 % crecimiento agregado) frente a los 2.000 empleos que se destruyeron en las no participadas. Hasta 2015 se contrataron 21 trabajadores por año y empresa mientras que en las no participadas por el capital privado se destruyeron 1 puesto de trabajo por año. 

Evolución empleo participadas vs no participadas / ASCRI

  • Crecimiento más rápido: El volumen de ventas de las 186 empresas participadas por el Capital Privado, creció a una media del +8 % anual y su EBITDA y activos totales al +7 % anual, ambas magnitudes, frente a la evolución del grupo de control: ventas (+0,8 %), EBITDA (-6,4 %) y los activos totales (2,8 %). 

Crecimiento medio anual empresas participadas vs no participadas / ASCRI

  • Entre 2000 y 2017, el número de operadores registrados en España ha pasado de 71 a 258, habiendo invertido alrededor de 44.000 millones de euros en más de 7.500 empresas. Al final del año 2017, la cartera de participadas por el sector estaba compuesta por más de 2.760 empresas, el 92 % de las cuales son PYMES.

  • Teniendo en cuenta que más del 65% del PIB español está compuesto por PYMES, el sector del Capital Privado se ha convertido en un dinamizador fundamental del sector empresarial. Los niveles están todavía lejos de los principales mercados de Capital Privado europeos. En términos de PIB, la inversión de Capital Privado en España se sitúa en el 0,34% frente a la de Francia (0,56%) u Holanda (0,53%).

  • La inversión del Capital Privado en el segmento de middle market se concentró, fundamentalmente, en el sector de otros servicios (80 empresas) e Industria (53 empresas). El resto de inversiones se repartieron entre el sector del Comercio (24 empresas), el sector primario y de suministros (15 empresas) y el de Tecnologías de la Comunicación (14 empresas).

Aportación del capital privado

En términos generales puede afirmarse que el Capital Privado implica un apoyo en la gestión que contribuye a crear valor, amortiguar los efectos de las recesiones a través de la inversión y buscar nuevos mercados en los que crecer.

Como señalan en el informe, la presencia del Capital Privado se dejó sentir positivamente en los años siguientes al inicio de la crisis: las empresas que recibieron este apoyo gestionaron mucho mejor la situación, logrando crear durante los primeros tres años un promedio de 166 nuevos empleos por empresa, frente a los 17 destruidos en cada empresa del grupo de control. La diferencia entre ambos colectivos se amplía aún más al extender el marco temporal hasta 2015.

Como en la mayoría de sectores de actividad, uno de los principales retos del sector reside en lograr una mayor base de inversores institucionales españoles, que al contrario que en Europa y Estados Unidos, todavía en escasa medida tienen programas recurrentes y bien estructurados para la inversión en Capital Privado, estimulando su participación con un mayor apoyo a nivel legislativo.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información