Pedro Sánchez quiere que la banca financie las pensiones

Sánchez indica que si los españoles evitaron la caída de los bancos durante la crisis "con el sudor de su frente", es "justo" que los bancos ayuden a garantizar sus pensiones

Una foto de archivo de Pedro Sánchez, líder del PSOE

Una foto de archivo de Pedro Sánchez, líder del PSOE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha propuesto hoy la creación de dos nuevos impuestos: uno que grave las transacciones financieras (quedarían gravadas con un 0,1%  y los derivados con un 0,01%) y otro extraordinario sobre la banca, para que sostenga el sistema público de pensiones. Sánchez ha argumentado que, "Si hemos desembolsado 77.000 millones de euros para rescatar a la banca, es justo pedirle al sistema financiero que contribuya con 1.000 millones al año".

El impuesto a la banca, según ha detallado, inyectaría ingresos extras para garantizar el futuro de las pensiones por importe de entre 800 y 1.000 millones de euros al año.

También ha afirmado que "ha sido exigido por organismos como la Unión Europea o el Fondo Monetario Internacional y puesto en marcha por gobiernos como el de Reino Unido". Sus planes pasan por, desde ahora mismo, entablar una negociación con diversos colectivos sociales hasta mayo y, a partir de junio, el PSOE presentará en el Congreso sus propuestas para que sean aprobadas. 

La Seguridad Social cerró 2017 con un déficit de 18.000 millones de euros. Con la suma de los dos impuestos que propone Sánchez, sólo recaudarían 1.600 millones de euros al año.

El Tesoro prestará 15.000 millones a la Seguridad Social

En 2017 el Gobierno le extendió un crédito de 10.193 millones a la Seguridad Social para poder pagar las pensiones. Para este año, el Tesoro Público tiene previsto realizar otro préstamo de 15.000 millones de euros a la Seguridad Social para sufragar las pensiones públicas que, según ha explicado Emma Navarro, secretaria general del Tesoro y Política Financiera, “no tiene impacto ni en el déficit ni en la ratio de deuda pública”.