Los retos de Amazon y sus entregas con drones

La compañía afronta desafíos reales en cuanto a crecimiento y eficiencia

Centro logístico de Amazon en San Fernando de Henares /EFE

Amazon, la compañía americana líder en el sector de la venta y distribución por internet, acaba de dar un gran paso al conseguir entregar un pedido a un cliente en menos de 2 horas con la ayuda de un dron. Aún así, con crecimientos anuales del 25% en negocio, la sostenibilidad del mismo y la eficiencia de los procesos sigue siendo un gran reto para la organización. 

Uno de los grandes desafíos se tiene en las personas. Amazon está llegando a niveles paranoicos de acogida de nuevos trabajadores, lo que genera unas necesidades de formación y adaptación impensables para la compañía hace 10 años. Cada mes, miles de personas se incorporan a cualquiera de sus almacenes o centros de distribución, con lo que el nivel de implementación de tareas debe ser máximo. A pesar de trabajar la automatización, los robots no pueden hacer todo el trabajo y la fuerza laboral de la empresa llega a ser de más de 300.000 personas en 149 almacenes.

Por otra parte se ve que el negocio de Amazon es muy estacional. La mayor parte de la actividad se centra en el periodo entre el Black Friday y el fin de las rebajas de invierno. Por ello, es importante tener una capacidad de contratación y adaptación cada vez más rápida, ajustada y eficiente.

Amazon está respondiendo con innovación en forma de robots, pantallas de automatización y algoritmos de mejora para que los empleados se integren de forma rápida. Paralelamente, está ofreciendo beneficios sociales y salariales a los trabajadores que se quedan en Amazon durante más de un año.

Y el último desafío, Amazon Go. Las pruebas comenzarán en enero de 2017, sólo para empleados y con un stock limitado de productos. Será una prueba para comprobar si se puede organizar un supermercado pagando sin colas y sin esperas.