Pirelli, fabricante italiano de neumáticos, Argal y AC Marca también han decidido trasladar su sede social en España de Barcelona a Valencia, Zaragoza y Madrid, respectivamente.  También se recoge en el Borme el paso la cadena hotelera Axel, que traslada su sede de Barcelona a Madrid. Fundado en 2003, el grupo se centra en el público LGBT y cuenta con hoteles en España, Europa y Latinoamérica

Masivo traslado de empresas

En noviembre fueron 894 empresas las que decidieron el traslado de su sede social desde Cataluña a otra parte de la geografía española. En total, desde el pasado 1 de octubre, un total de 2.907 empresas han trasladado su domicilio social de Cataluña a otras comunidades autónomas, según datos facilitados por el Colegio de Registradores.

En la semana siguiente al referéndum ilegal, una quincena de empresas, entre ellas CaixaBank, Gas Natural Fenosa y Banco Sabadell, todas ellas del Ibex 35,  anunciaron que trasladaban sus sedes sociales fuera de Cataluña, una situación que se agravó a medida que pasaban los días.

La incertidumbre jurídica que ha generado el proceso independentista activó las alarmas de las grandes corporaciones catalanas, que, para salvaguardar los intereses de accionistas, empleados y clientes, optaron por mover ficha y ubicar su domicilio social en otras ciudades españolas.

La presencia de empresas catalanas en el Ibex 35 ha quedado reducida a la mínima expresión, con la única representación de Grifols, después de que también Abertis, Colonial y Cellnex decidieran trasladar su sede social a Madrid por la situación política de esta comunidad autónoma.

Cataluña baja del segundo al cuarto puesto tras el 155

La preocupación de los españoles por la independencia de Cataluña ha bajado casi cinco puntos tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución y la convocatoria de elecciones autonómicas el 21 de diciembre, y pasa del segundo puesto que ocupaba en octubre, al cuarto.

El barómetro de noviembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), cuyo trabajo de campo se llevó a cabo entre el 1 y el 15 del mes pasado, sitúa la independencia de Cataluña por detrás del paro, la corrupción y los partidos políticos, que encabezan por este orden la lista de preocupaciones.