La prima a terceros 'legal' del Celta de Vigo

El equipo gallego se juega unos ingresos de tres millones del reparto de los derechos televisivos según su clasificación en la Liga

Un cámara de television durante la retransmisión de un partido de fútbol / EFE

Un cámara de television durante la retransmisión de un partido de fútbol / EFE

En otras temporadas, a estas alturas del campeonato, aquellos equipos que no se jugaban nada poco hacían en la última jornada. Su postura no estaba más allá de pensar en las vacaciones y en hacer una buena pretemporada para superarse en la próxima.

Esa sensación pervive aún en muchos equipos que este fin de semana disputarán la última jornada de liga. Saben que, hagan lo que hagan, su suerte no variará. Sin embargo, hay un partido que se juega más allá de lo que ocurra en el terreno de juego y que puede decidir la suerte económica de muchos. Cuando acaben los partidos y la clasificación ya esté definida, los clubes sabrán cuánto percibirán, aproximadamente, por los derechos televisivos.

Por ejemplo, el Celta de Vigo, con un partido menos, y con una posición en la que parece que ya no tiene nada en juego, se juega mucho. Si gana los dos partidos que le quedan (incluido el aplazado contra el Real Madrid), y los que le preceden pierden en la última jornada, puede subir dos puestos. Ese pequeño detalle supondría ingresar o no 550.625 euros en sus arcas según el nuevo cálculo de reparto de los derechos televisivos. Si acaba en la posición actual, décimo tercero se llevará 2.222.500 euros y si asciende hasta la undécima se llevaría 2.778.125 euros. Una prima a terceros legal y nada sospechosa. No obstante, cabe recordar que debido al sistema de reparto el Celta perderá cinco millones de euros por su peor clasificación este año con respecto a la del año anterior. Su exitosa campaña en la UEFA le reportará 15 millones que subsanan, en parte, el dato anterior. 

¿Cómo se reparten los derechos televisivos?

El reparto de los derechos televisivos viene definido en el Real Decreto-ley de 5/2015, de 30 de abril, cuyo principal objetivo es doble: reducir la desigualdad económica entre los clubes y, casi como consecuencia, establecer la solidaridad entre ellos. La primera la solventaron mediante la obligación, por parte de los clubes de fútbol, de ceder los derechos de la comercialización de las retransmisiones deportivas a los organizadores de las competiciones en las que participan: a la Liga Nacional de Fútbol Profesional en el caso del Campeonato Nacional de Liga de Primera y Segunda División, y a la Real Federación Española de Fútbol respecto de la Copa de S.M. el Rey y la Supercopa de España. De esta manera suprimieron la libertad individual de la que gozaba cada club a la hora de negociar dichos derechos.

El sistema de reparto es mixto. Los clubes cobran un fijo al principio y un variable. Esto es lo que se juegan en la última jornada, que va en función de dos aspectos: sus resultados deportivos y su implantación social, esto es, por su recaudación y por su participación para la generación de recursos por la comercialización de las retransmisiones televisivas. Al final, lo que le interesa a la denominada "liga de las estrellas" es que los estadios estén llenos.

Nos centraremos en el primer condicionante del variable: los resultados deportivos. El Real Decreto establece lo siguiente: "En la Primera División se tomarán en consideración los resultados deportivos de las cinco últimas temporadas, ponderándose los obtenidos en la última un 35 por 100, en la penúltima un 20 por 100 y un 15 por 100 cada una de la tres anteriores. En la Segunda División, sólo se tendrá en cuenta la última temporada". La cantidad a distribuir se fija según determine la clasificación. De este modo: 

  • 1º clasificado: 17 por 100

  • 2.º clasificado: 15 por 100

  • 3.º clasificado: 13 por 100

  • 4.º clasificado: 11 por 100

  • 5.º clasificado: 9 por 100

  • 6.º clasificado: 7 por 100

  • 7.º clasificado: 5 por 100

  • 8.º clasificado: 3,5 por 100

  • 9.º clasificado: 3 por 100

  • 10.º clasificado: 2’75 por 100

  • 11.º clasificado: 2’5 por 100

  • 12.º clasificado: 2’25 por 100

  • 13.º clasificado: 2 por 100

  • 14.º clasificado: 1’75 por 100

  • 15.º clasificado: 1’5 por 100

  • 16.º clasificado: 1’25 por 100.

  • 17.º clasificado: 1 por 100

  • 18.º clasificado: 0’75 por 100

  • 19.º clasificado: 0’5 por 100

  • 20.º clasificado: 0’25 por 100

Algún ejemplo y el principio de solidaridad

De forma más concreta, decir que, por ejemplo, los cuatro primeros, aquellos que jugarán la próxima edición de la Champions League (el mayor escaparate del fútbol europeo) obtendrán dos millones de euros cada uno. Podrían llegar hasta los siete millones de euros si repiten clasificación entre los cuatro primeros los siguientes cinco años. Para el quinto y sexto puesto, el premio económico será de 750.000 euros, y de mantenerse por cinco temporadas en estos puestos, alcanzarán a llevarse 2 millones y medio de euros más. Los tres equipos que descienden a segunda ingresarán la próxima temporada cerca de 400.000 euros cada uno.

Por su parte, el principio de solidaridad puede apreciarse en dos aspectos del Real Decreto. Por un lado, en que la diferencia entre los clubes y entidades que más y menos ingresen no podrá ser superior a 4,5 veces (que deberá reducirse hasta las 3,5 veces una vez el reparto total supere los mil millones). Por otro lado, cada uno de los clubes y entidades participantes en el Campeonato Nacional de Liga están obligados a destinar un 3,5 por 100 a financiar un Fondo de Compensación del que podrán beneficiarse los que desciendan de categoría (El 90 por 100 de esta cantidad se destinará a los equipos que desciendan de Primera División, y el 10 por 100 restante a los que desciendan de Segunda División).

Que empiece a rodar el balón que aún queda mucho por jugar, además del orgullo. Y recuerden, el Celta tiene prima por ganar, pero una prima legal y a costa de todos los equipos de La Liga.