El término “herri lan” como trabajo público

Hacemos herri lan, lo pasamos bien y somos mucho más felices que en cualquier otro sitio

Sede de la  Fundación en Cerezales del Condado

Sede Fundacion en Cerezales del Condado

“Hacemos herri lan, lo pasamos bien y somos mucho más felices que en cualquier otro sitio” fueron las palabras de conclusión de la intervención de Jakoba Errekondo en el Foro Cultura y Medio Rural, promovido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes con la colaboración de la Fundación Antonino y Cinia. Un evento desarrollado, hace unos días, en su rural e innovadora sede de Cerezales del Condado.

La Montaña de Hierro en Guipúzcoa

Exponía Errekondo su experiencia como impulsor de Zerain Paisaje Cultural de La Montaña de Hierro en Guipúzcoa. Experiencia real, transformadora y demostrativa de que cultura es tierra y lo más importante que tenemos pues, no lo olvidemos, se halla arraigada etimológicamente a cultivo que es práctica vinculada al mundo rural.

Cultura, cultivo, rural…conceptos imbricados y objeto de debate por parte de quienes abordan la cultural rural desde su distinta dimensión sociopolítica, simbólica, etnográfica y también económica, pues también de esta índole es recurso a través de su explotación turística. Ello, si no se trata desde una imprescindible sostenibilidad, provoca tantas veces el rechazo de un paisanaje que incluso lo ha expresado con pintadas tan expresivas como la de “Vamos a comer turismo”.

Casi 5.000 municipios con menos de 1.000 habitantes

Mundo rural sin retorno en tantos casos como los de ese 60% de los 4.995 municipios españoles con menos de 1.000 habitantes. De ellos,1.286 con menos de 100 habitantes y con insostenible futuro según lo expuesto en el Foro por la propia representante de la FEMP.

No todo debe ser salvado. La Historia es un proceso constante de construcción/destrucción y no puede existir drama donde son las expectativas personales las que en tantos casos han llevado a la actual situación de decadencia, puesto que es mucho el paisanaje que ha huido del paisaje rural por no querer vivir en él. Cierto totalmente que el desarrollo implica el que las personas seamos dueñas de nuestro propio destino. Buena y rotunda reflexión que a modo de conclusión de este Foro “Cultura y medio rural” viene a indicar los cauces para una transformación social y económica que mejore las actuales condiciones de vida de la población, y con ello logre el que parece hoy imposible equilibrio territorial.

Equilibrio que debe lograrse con la resolución de interrogantes como “ciudadanos o consumidores ¿qué queremos tener?” Equilibrio cuya estrategia en el mundo rural ha de basarse en su propia y tradicional cultura en la cual el trabajo en comunidad, la gestión del tiempo, la pluriactividad y la permanente reconversión de la crisis en oportunidad han de ser clave para un futuro, no para seguir mirando atrás.

Excelente oportunidad la brindada por el MECD en este nuevo encuentro de Cultura y Ciudadanía, gracias a la que hemos podido conocer la Fundaciòn Antonino y Cinia que en Cerezales del Condado, cuna del emprendedor Antonino Fernández, va haciendo de dicha entidad privada centro de investigación, producción y difusión de la cultura promoviendo en el medio rural comunidades de investigación sobre tecnologías y saberes como “La hacendera abierta”