Y se hizo el silencio

Así se queda un estadio cuando su equipo pierde 0-3. Así de fácil se puede ser capaz de callar la voluntad de 75.000 almas. Es tan fácil pasar de la alegría a la más absoluta de las penas, que lo único que nos queda es pensar que cualquier otro momento fue mejor.

Pero no fue así, y por primera vez en años la cena de Navidad tuvo algo de sentido. En su segundo año de vida, el equipo de Ecoonomía pudo juntarse alrededor de una serie de eventos que dieron forma a lo que es un proyecto con más alma de lo que parece.  El equipo de edición de la Revista de Crónica Global y El Español participó en el Primer Congreso de Empresa Digital (DigitalizaMos) organizado por Móstoles Empresa y contó con la presencia de Carles Enric López, junto con emprendedores y miembros de la patronal madrileña de empresarios CEIM, en la mesa redonda donde se debatió sobre el futuro de la empresa digital.

No fue nuestra primera actuación, pero sí el debut como invitados y eso sí que había que celebrarlo. Brindamos con champán francés y nos prometimos tardes y veladas de gloria y esfuerzo. La fiesta continuó hasta bien entrada la noche, con colaboradores y amigos, con la gente de 3coreproyectos, con Miguel Silva, con María Jamardo, con todos los que han hecho posible que esto sea una realidad.

Al final fuimos víctimas de una ilusión, de momentos muy reales en los que un grupo de amigos decidieron juntarse para dar forma a una verdad. Lo que más nos apetecía era estar juntos, dejando atrás todas las dificultades, pasando de los momentos tristes. Lo que más me apetecía a mi era estar con mi gente. Con la que ha permanecido y me ha apoyado durante este año. Por eso y por mucho más, tengo que dar las gracias. Porque juntos lo conseguiremos.

Y así llegamos a la media mañana del sábado, aún bajo el efecto del alcohol y de las risas, con resaca de haber pasado un tiempo genial. Qué mejor fin de fiesta para dos barcelonistas viendo al Barça ganar en el Bernabéu. Supongo que para ellos habrá sido como para mí, una experiencia única e inolvidable. Se fueron contentos con Messi y yo me quedé en silencio, con mi sonrisa y con la idea de que esta vez habíamos triunfado.

Gracias a Ecoonomía, a mi equipazo de Móstoles Empresa, a CEIM, al CEF y a la UDIMA, a María, a Carles y a Jacobo, a Gabriel, Pedro y Patricia. A todos, ¡gracias!

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información