Pros y contras de emprender en Barcelona

Barcelona es, sin duda, un lugar mágico. Su historia, carácter cosmopolita, cultura, gastronomía, naturaleza, habitantes y calidad de vida, constituyen un cóctel único, que ha hecho que la ciudad Condal se convierta en uno de los centros de innovación europeos. Aún y así, todavía me encuentro con muchos colegas que abandonan la ciudad, para buscar mejores condiciones, en otros lugares.

Creo que para un país, o ciudad, perder a un emprendedor puede  ser una amenaza, además de ser una situación que debe tratarse con sumo cuidado. Por cada talento perdido, se esfuma su conocimiento, las oportunidades de empleo que puede llegar a generar en un futuro y, por supuesto, riqueza en potencia.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, he querido hacer una lista, con los factores positivos y negativos, de emprender en Barcelona. 

Factores positivos de emprender en Barcelona

  1. Talento y creatividad: en Barcelona existe un talento inmensurable en todas las áreas. Se respira siempre un ambiente de creatividad, entre personas que tienen gran conocimiento y, sobre todo, grandes ambiciones.

  2. Multiculturalidad: es, probablemente, uno de los centros más multiculturales de toda Europa. Esto garantiza contar con personas que ayuden al carácter internacional de las empresas y las ayuden a escalar sus conceptos a nivel mundial.

  3. Clima: puede que para algunos no sea importante, pero el hecho de tener buen tiempo, y el cielo abierto más del 97% de los días del año, hace que nuestra actitud sea mejor, y que el ambiente que se respira en general sea más positivo.

  4. Barcelona Activa: es un centro de carácter público, que además de impartir cursos gratuitos, acompaña al emprendedor en todo el proceso de creación de empresas.

  5. Mobile World Congress: sin duda uno de los eventos más importantes del planeta en todo lo que se refiere a innovación. Cada año se celebra en Barcelona. Así como muchos otros eventos de gran envergadura, en donde cualquier emprendedor querría estar.

  6. Conexiones: Desde Barcelona, se puede viajar con mucha facilidad a cualquier lugar del mundo. Es una ciudad bien conectada, y siempre se encuentran opciones asequibles para poder desplazarse.

  7. Seguridad y calidad de vida: Barcelona es una ciudad segura, donde se vive bien, se come bien, y se concilia fácilmente la vida personal y laboral.

  8. Espacios para trabajar: existen muchas opciones de lugares en donde se pueden encontrar espacios para trabajar, a buenos precios y con excelente conexión a Internet.

  9. Aceleradoras y Venture Capital: la mayoría de aceleradores y empresas de Venture Capital de España, cuentan con sede en Barcelona.

  10. Formación: existe un gran número de escuelas en donde se imparten cursos, enfocados en aspectos prácticos, que ayudan a que el emprendedor adquiera habilidades operativas y empresariales.

Factores negativos de emprender en Barcelona

  1. Burocracia: a pesar de que hay esfuerzos tanto del gobierno central, como de la propia ciudad, las gestiones burocráticas para abrir un negocio, aún son más lentas que en otros países como Estados Unidos, Reino Unido o Irlanda.

  2. Coste de la vivienda: al ser una ciudad tan popular, conseguir habitaciones, como pisos en donde vivir, resulta difícil y más caro que en otros ciudades europeas.

  3. Impuestos: la carga tributaria que se debe pagar por tener empleados es bastante alta, lo cual hace que los costes de contratación siempre se eleven, haciendo más caro el reclutamiento de talento.

  4. El coste de la tarifa de autónomo: al no trabajar por cuenta ajena, hay que darse de alta como autónomo. Ese coste supone unos 300€, del bolsillo del emprendedor. A pesar de que se ha tratado de bajar este coste, e incentivar el emprendimiento, aún sigue siendo alto, y no se puede ni comparar con lo que se paga en países del entorno.

  5. Los bancos: esta es la peor parte (en mi concepto). En España en general, los bancos no apuestan por el emprendimiento, y son muy inflexibles a la hora de otorgar crédito a emprendedores.

  6. Leyes flexibles: aún hace falta legislación moderna y abierta para que el emprendedor cuente con un marco legal amplio, que no limite ni sus ideas ni su creatividad.

Nada en la vida es perfecto, pero son más las cosas positivas que las negativas al respecto de emprender en Barcelona. Aún así, creo que la ciudad cuenta con bastantes retos, y que con pequeñas mejoras, podrá ponerse al nivel de ciudades como Berlín, París, Dublín y Londres, que se han esforzado en establecer políticas y programas para que el emprendedor encuentre el nido perfecto en donde poner sus huevos.

No cabe la menor duda que la capital catalana es un lugar idóneo para lanzarte y darlo todo por una idea. Espero que, con el paso del tiempo, sean cada vez menos los emprendedores que eligen otros lugares porque otra ciudad les ofrece lo que Barcelona les niega.

 

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información