Next Generation: el futuro de la empresa

Las nuevas inquietudes de los jóvenes y su visión del mundo, además de las oportunidades que brinda la tecnología, dibujan hoy un panorama empresarial y social completamente distinto. Un panorama en el que las marcas deben inspirar, entender, crear experiencias únicas y contar con las herramientas necesarias para tener contacto directo con el consumidor. En este contexto, únicamente podrán mantenerse aquellas compañías que cuenten con un equipo visionario, dispuesto a innovar tecnológicamente y en su modelo de negocio.

La denominada Next Generation es crucial en ese proceso de transformación empresarial, sobre todo en las empresas familiares, que suman 1,1 millones en toda España, dan empleo a 6,58 millones de personas y representan el 57% del valor añadido bruto. Estas nuevas generaciones no solo deben prepararse para liderar el cambio y lidiar con los desafíos tecnológicos, digitales y vinculados al emprendimiento, sino también hacer que las empresas cumplan una premisa básica: la responsabilidad social.

Tal y como advertía el presidente de Repsol, Antonio Brufau, en el reciente congreso organizado en Madrid por el Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI), que presido, “la sociedad nos va a exigir ser responsables, si no, no nos va a dar su licencia social. A nosotros nos pueden expulsar del mercado en cualquier momento si hacemos las cosas mal".

Muy cierto. Las empresas tienen el derecho y el deber de hacer negocio y ganar dinero generando empleo y valor para sus accionistas y sus empleados, pero todo ello deben cumplirlo bajo el paraguas de la transparencia y la responsabilidad social. Este compromiso ha de estar impregnado en el ADN de los jóvenes empresarios, tal y como explicaron en el citado congreso de CEAPI algunos de los miembros más jóvenes de las principales sagas empresariales de América Latina.

Asegurar el futuro de las empresas, tanto en España como en Iberoamérica, depende de factores geopolíticos y de orden comercial – es clave, por ejemplo, avanzar hacia una mayor integración en la región latinoamericana y del área en el mundo – pero también es perentorio preparar el terreno a la Next Generation; es decir, incorporar con mayor protagonismo a los jóvenes en todos los sectores y procesos, así como impulsar el rol económico y social de la mujer.

Las estrategias por las que se incline esta Next Generation son claves para impulsar modelos de negocio disruptivos. Uno de ellos es la apuesta por la tecnología para crecer y la necesidad de reinventarse para competir en este nuevo mundo digital, cada vez más conectado y competitivo. Pero también es preciso un nuevo compromiso de la empresa con la sociedad. Estoy convencida de que las empresas de éxito en el futuro serán aquellas que establezcan un diálogo con la sociedad y estén alineadas con sus públicos objetivos, con los consumidores, en un ejercicio de transparencia y responsabilidad.

 

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información