La propuesta de directiva europea sobre la segunda oportunidad

Durante el mes de febrero el Parlamento Europeo estará discutiendo la propuesta de directiva sobre segunda oportunidad (Proposal for a Directive of the European Parliament and of the Council on preventive restructuring frameworks, second chance and measures to increase the efficiency of restructuring, insolvency and discharge procedures and amending Directive 2012/30/EU (http://eur-lex.europa.eu/legal-content/EN/TXT/PDF/?uri=CELEX:52016PC0723&from=EN).

Esta directiva puede cambiar la vida de miles de ciudadanos europeos, ya que tiene como objetivo establecer un régimen común para la reorganización de las deudas de los particulares y habilitar un régimen común de segunda oportunidad.

El concepto de segunda oportunidad se importa del derecho anglosajón (ahora que los ingleses y los norteamericanos deciden soltar lastre, abandonar las políticas comunes y la globalización, los europeos empezamos a importar sus mejores instituciones jurídicas). Bajo esta rúbrica, que recuerda a un viejo programa de la televisión española, se alberga un mecanismo judicial que permitirá, en determinadas condiciones, perdonar total o parcialmente las deudas de aquellas personas que hubieran tenido un comportamiento honesto.

La propuesta de directiva va, en principio, destinada a aquellas personas que realizan una actividad empresarial o trabajan como autónomos, pero una parte importante de las enmiendas se han presentado para pedir al Parlamento Europeo que amplíe el ámbito de cobertura de estos mecanismos también a los no empresarios, a los consumidores.

La Unión Europea suele ser muy pragmática a la hora de legislar, no aparta el componente social de su legislación, pero advierte que para que pueda haber un arranque económico sólido tras la crisis, es necesario habilitar instrumentos eficaces para perdonar a las personas una parte importante de sus deudas.

España fue uno de los últimos países del entorno económico europeo en disponer de normas sobre segunda oportunidad. Las adoptó por primera vez en septiembre de 2013 (la Ley de Emprendedores), fue un fracaso. En enero de 2015 lo intentó de nuevo y tuvo que realizar ajustes en marzo de 2015 (la Ley 25/2015, en pleno aluvión de reformas legislativas del Partido Popular apoyado en su mayoría absoluta). La segunda oportunidad española se articulaba como un apéndice de los procedimientos de insolvencia (los concursos de acreedores) y habilitaba un trámite previo extrajudicial para que el deudor pudiera llegar a un acuerdo con sus acreedores.

La segunda oportunidad en España no ha dado los frutos inicialmente previstos, el procedimiento que propone es especialmente complejo, laberíntico. La normativa nacional tiene muchas lagunas y no es, ni mucho menos, ágil.Tal vez por eso a lo largo de estos dos últimos años apenas dos mil personas se han atrevido a utilizar este procedimiento. En Alemania, en Francia o en el Reino Unido decenas de miles de familias han buscado el cobijo de la segunda oportunidad para reorganizar sus cuentas y patrimonios de modo satisfactorio.

La tramitación de la Directiva Comunitaria sobre Segunda Oportunidad da, también, una segunda oportunidad al legislador español para mejorar la norma interna para, por primera vez, ser capaz de trasponer una directiva sin incurrir en mora. Convendría estar atento al texto que finalmente se apruebe en Europa, porque ese texto ha de servir de guía para las imprescindibles reformas internas.

 

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información