La inestabilidad en política

Aquellos que hemos tenido la oportunidad de gestionar empresas sabemos que la inestabilidad es el peor amigo del día a día. Una empresa con problemas requiere un doble esfuerzo para poder funcionar. Eso que parece básico en el mundo económico puede extrapolarse a cualquier otra acción de nuestra vida y como no a cualquier actividad. La política no está exenta.

España ha tenido un año complicado con el 'proces' en Cataluña, ahora con la moción de censura, sin aún haber cerrado el primer reto la situación puede ser aún peor. Algunos políticos con amplios deseos de poder son tan ignorantes que no distinguen que no es lo mismo una moción de censura que unas elecciones, algo connatural a la democracia. Ese fallo confirma que navegan por la inestabilidad con tal facilidad que confirman que en toda su vida no han gestionado nada.

Y estamos en el origen de un buen número de problemas en España. Unos políticos, unos y otros, que, en general, tienen una vida profesional ajena a lo político cercano al cero. Los políticos en nuestro país no son profesionales de nada, excepto de la política. Y eso es de una extrema gravedad porque desconocen cosas básicas que hasta un gestor de una pyme conoce. La política, como decimos muchas veces, está para servir al ciudadano no para servirse del ciudadano. Gracias a esta clase política que piensa más en sus egos que en el país tenemos ya moción de censura. Algo excepcional que nunca debe sustituir algo tan democrático como unas elecciones. 

 

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información