Imágenes que golpean

Disponía solamente de 30 minutos. Se trataba de un comité de Jefes Comerciales, de esos que duran un día entero y en el que desfilábamos unos cuantos ejecutivos de los servicios centrales. Es decir, los asistentes tendrían que digerir un montón de números, porcentajes, mensajes, etc… por tanto, era fácil y entendible que flojease su atención. ¿Solución?: una imagen, una sola imagen para encender su interés. Acompáñame a la sala de reuniones donde nos esperan 18 cansados directivos.

Los compañeros que presentaban eran buenos comunicadores, - la competencia sería dura – pero sus exposiciones serían, los había visto mil veces, una pizca repetitivas.

Enciendo el proyector, absoluto silencio. Aparece – todavía sonrío cuando recuerdo las caras de sorpresa - …la imagen de un rostro envuelto en humo, alguien que estaba fumando. Con toda la intención, me quedo en silencio…1….2….3… segundos para reforzar el desconcierto que estaba buscando…y digo:

  • ¿Os acordáis de cuando se fumaba en las Oficinas (del banco)?

  • Oh sí, responden más confundidos todavía…

  • Cuando lo recordamos nos parece antiguo, raro,… incluso “¿cómo podía ser posible”?

  • ¡ es cierto !, exclamaron (incluso una directora comentó alguna anécdota)

Y solté:

  • Pues dentro de unos años nos pasará lo mismo con el trabajo operativo que dedican hoy las Oficinas, bla bla…

No tengo espacio para alargarme con las anécdotas que se produjeron, pero lo resumiré en una frase que me dijo uno de los asistentes mientras, horas más tarde, comíamos:

  • No me olvidaré nunca del mensaje, voy a enviar esa imagen a todos mis directores

Misión cumplida.

Lo sé, no descubro nada cuando hablo de las imágenes como un instrumento efectivo en las exposiciones. Pero normalmente son imágenes anodinas, comunes, típicas, tópicas, y a menudo desligadas del resto del contenido de la slide o de lo que explica el orador. Por tanto, te recomiendo que dediques especial atención a seleccionarlas, reflexiones qué te aporta, qué ganas, qué buscas.

En otros artículos, volveré sobre el uso de recursos visuales, pero vinculado a otras claves.

Ojo, no es imprescindible utilizar un power point: es posible “crear” imágenes en nuestra audiencia con una poderosa herramienta…. ¡las palabras! Recuerdo una exposición en una convención de vendedores en el que el director territorial había pedido expresamente que no se utilizase el proyector porque buscaba frescura, agilidad, velocidad. Cuando me dieron el micrófono dije algo así:

  • Cuando mi madre me llevaba al médico siendo niño, se grabó en mi memoria la nube de humo que salía de la consulta…y, después de una eternidad, aparecía una bata blanca, era el doctor.

Etcétera, ya sabes, con el mismo mensaje que en la anécdota inicial.

Para explicarme mejor te recomiendo - ¡obligo! – a que veas esta escena de la película “Tiempo de matar”. Sólo te desvelaré como arranca el fiscal delante del jurado:

  • Quiero contarles una historia, les pediré que cierren los ojos…

Disfruta:

Próximo artículo: sólo te diré que algo que a mí me ha dado siempre unos fantásticos resultados. Ah, una escena emocionante que tocará tu fibra sensible.   

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información