Goldman y Apple, el principio del cambio del sector financiero

Hace tiempo que defiendo que la unión entre las grandes tecnológicas (las denominadas GAFA -Google, Amazon, Facebook y Apple-) y la banca marcaría el futuro en el sector financiero. Más allá de los pasos que Santander está dando con Ripple y de las incursiones de BBVA en el sector fintech a través del neo-banco Atom y de Denizen, las recientes noticias de JP Morgan y de Goldman Sachs, sí que pueden ser los detonantes del gran salto en la necesaria evolución del sector.

JP Morgan está a un paso de sellar una nueva alianza con Amazon. Después de sellar la creación de una aseguradora médica que dé servicio a sus propios empleados, Amazon podría estar ideando la apertura de cuentas corrientes vinculadas a sus productos y la banca que preside Jamie Dimon, la mayor entidad financiera del país y del mundo, está entre las preferidas para hacer eso posible. Por otro lado, y esta alianza sí es clave, Apple y Goldman Sachs llevan meses trabajando en el lanzamiento de una tarjeta de crédito que podría salir a comienzos del año que viene. 

En nuestro país, y a pesar de lo escrito en el primer párrafo, la realidad es que la gran banca presiona al Banco de España para que endurezca la normativa sobre las nuevas financieras tecnológicas por posible competencia desleal pues, según dicen, "muchos de ellos no utilizan la forma de banco —por lo que no tienen el mismo nivel de exigencias en capital y regulación— pero ofrecen productos financieros en diferentes nichos". Seguramente, como ya es tradición en nuestro país, la respuesta será intentar alzar muros a los nuevos competidores que, anuncio, no servirá de nada.

La clave de la unión no reside ni en la tecnología de unos ni en los servicios de otros, reside en que las tecnológicas saben cómo retener en base a mejor experiencia a sus usuarios cosa que la banca, está claro, desconoce por completo. Por su parte, la banca tiene a los clientes que o bien ya son usuarios o bien potenciales pero que, sin duda, poder gestionar sus finanzas a través de una misma plataforma mejoraría y mucho su experiencia. Apple Pay, Google Pay y similares no han sido creados sólo para gestionar pagos. Su próxima evolución requiere de grandes alianzas.

Veremos cómo evoluciona y los usuarios seremos los grandes protagonistas de ese cambio. Mientras en España, seguirán peleando por defender la fortaleza del lobbie, aún a riesgo de ser absorbidos. La revolución que no empezó la banca en el sector financiero, requiere de su implicación para el siguiente paso.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información