Facebook y las cosas extrañas

Una de las cosas que a veces olvidan algunos de los emprendedores del mundo, es que son personas. En ese sentido hay cosas como la humildad, la integridad, la ética y la moral que deben de estar por encima de otros temas. Facebook, con su patinazo de estos días, parece no haberlo entendido.

Al final, si hablamos de una red donde las personas son importantes, no debemos olvidar que precisamente si algo marca la distancia entre los seres humanos y otros animales, es que tenemos sentimientos, pero sobre todo debemos ceñirnos a un mínimo de integridad. No todo vale por el dinero. Y aunque los mercados, en la mayoría de casos, se mueven por un sólo dígito no es menos cierto que sus vaivenes vienen por algo tan poco económico como la repercusión social.

Tan importante, en estos tiempos, es gestionar la economía de una empresa como gestionar la imagen que trasmitimos de nuestra empresa. Ese elemento que podría parecer obvio se olvida cuando el estrés diario, pero sobre todo el dinero diario, hace poner una distancia muy grande entre la realidad y la vida. Al final Facebook da una lección básica. No sólo la tecnología, no sólo el dinero, no sólo el nombre sirven para mantenerte en lo alto del mercado. También cuenta, y es necesaria, esa parte de ética e integridad que algunos creen es mejor olvidar. 

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información