Estibadores de la cocina

Llevo mucho tiempo pensando en la idea de una lucha de los cocineros, claramente de aquellos que no comemos de un pastel que genera muchos euros,y que se acotan a chef egocéntricos y generalmente estrellados en un universo que algún dia se romperá.
De los cocineros humildes que tenemos a esta profesión como el modo de llevar el pan a nuestras casas, además de un amor intenso y a veces destructivo en nuestras vidas, ya nadie habla.

Hablando con un amigo cocinero y empresario, para mí un luchador en esta jungla que se ha convertido la hostelería, me comentaba que tenemos derecho a vivir, a estar con nuestras esposas, hijos, amigos, familias ...

Y me pregunto, ¿por qué no?

Creo que debemos empezar a luchar por nuestro oficio pero unidos, eliminando los intrusos que no son profesionales y que hacen junto a los empresarios carroñeros que se devalúe nuestra profesión y en consecuencia aparezcan los salarios asquerosos, horarios infumables acompañados de estos nuevos eruditos de la hostelería que se creen que viendo un programa de televisión, o visitando una pagina web o teneniendo un blog, son capaces de arruinar trayectorias de muchos años.

Una vez, uno de los mejores pasteleros que conozco y al que no le hace falta tener un libro, aunque desde aquí amigo Tino te lo pido, me dijo: un cocinero debe seguir formándose durante toda su vida, más inclusive que otros oficios con requisitos universitarios. ¡Qué gran verdad maestro!

Como ejemplo de lucha me gustaría ser un estibador, unidos por una profesión, por sus salarios y condiciones laborales pero sobre todo por su casa, su pan, sus hijos.
¿Por qué tenemos que cobrar estos sueldos miserables? ¿Porque libramos cuando se puede?

Imaginemos una huelga por derecho en agosto. Habría muchos intereses para que no fructificara, también ha llegado el momento de cocineros de este siglo en la patronal en MOVIMIENTOS OBREROS. ¿Por qué no un sindicato a semejanza de la enseñaza o del sector sanitario? El SINDICATO DE COCINEROS UNIDOS Y LIBRES, donde sólo estén representados los verdaderos protagonistas.