El lugar de la política

Uno de los grandes errores de muchos economistas es obviar la capacidad de la política en el devenir de una economía. Aunque debieran ser ciencias diferentes, es meridianamente claro que cada vez más la política tiene su lugar en la economía. En un mundo global con el capitalismo y liberalismo consolidados como la fuerza madre, sólo la política, en su forma más social, puede enfrentarse a un sistema como el actual.

Cuando la política no rige sobre el sustrato de la economía como su principal referente, debe aparecer la política imbricada en los aspectos más cercanos de la economía. Como explicamos hoy en nuestro artículo de portada sobre la implicación de cierta parte de la burguesía catalana en el descrédito de nuestra ciudad, no todo debe ser política, pero sí todo debe verse desde un área de política alejada de la simple enumeración de capital.

Algunos creen que la economía solo es capital y se equivocan. La economía ha crecido en estos decenios no sólo como la constatación de un marco simplemente monetario. Ahora la economía, llámenla social por ejemplo, requiere de un esfuerzo para conocer no sólo la distribución de ese capital sino la influencia sobre el territorio. Al final, guste o no, la geografía económica, como forma de reparto sobre un territorio concreto, es la constatación del lugar de la política en la economía. 

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información