Conquistar y movilizar a tus colaboradores

Las empresas buscamos colaboradores que crean y vivan nuestra marca, en definitiva, aliados necesarios para afrontar los procesos de trasformación. El talento que ya tenemos en nuestros equipos, y el que esperamos tener, se moviliza hacia compañías que comparten sus propósitos y que ofrecen una experiencia de marca y de empleado coherente y auténtica.

En la era del intangible, las famosas estrategias de employer branding, la llamada marca empleadora de la empresa, destinadas a atraer y a retener talento, ya no son suficientes. Las compañías tienen que poner en marcha modelos valientes con las personas en el centro que permitan dar un paso más y conquistar y movilizar a sus colaboradores.

Recientemente, en ATREVIA celebramos una nueva edición de nuestro Foro Personas en el que quisimos hablar de la estrategia de employer branding del nuevo talento: el people experience. Para ello contamos con la colaboración de Óscar Hermoso, director de Personas UN España de Mahou San Miguel y Alberto Baltanás, director de Comunicación Interna del Grupo Santander.

De la misma pudimos extraer conclusiones muy interesantes que comparto. La primera, la supresión de las barreras entre la comunicación interna y los recursos humanos. Hoy más que nunca, las compañías tenemos que diferenciarnos por una cultura y unos valores solidos que apliquemos en todo lo que hacemos, tanto interna como externamente, e integrar los comportamientos que emanan de esos valores en el ciclo de vida de los empleados.

La implicación de los líderes en los procesos de transformación no es menos importante. Nuestra actividad tiene que ser ejemplarizante para sumar al resto de los equipos al cambio y combatir las reticencias que puedan surgir. Además, gracias a las métricas que se desprenden de las herramientas y plataformas digitales, hoy podemos identificar a los líderes informales de nuestra organización. Personas que, independientemente de su cargo, gozan de gran influencia entre sus compañeros, son activos en redes sociales y generan admiración, respeto, confianza y credibilidad. Involucrarles, formarles y reforzar su compromiso corporativo nos permitirá aumentar el alcance de nuestros mensajes y, de paso, contar con una red de embajadores prescriptores de nuestra marca.

Finalmente, es necesario abordar los retos que supone gestionar la diversidad dentro de las organizaciones. Siempre que hablamos del gran salto generacional que viven las compañías, doy el mismo consejo: pon a un Z en tu vida. La generación Z llega para cambiarlo todo y no podemos ser ajenos a este hecho, ellos son el claro reflejo de los modelos de trabajo que ya están aquí y llegan para quedarse. Estos jóvenes buscan vivir una experiencia profesional que les satisfaga, afín a su forma de entender el mundo que viven: interrelacionado, transparente y marcado por la imagen. Su aspiración profesional no es ‘ser jefes’, sino adquirir conocimientos y experiencias que les posicionen mejor para encarar desafíos profesionales.

Saber afrontar estos retos nos permitirá contar con la mayor ventaja competitiva: personas comprometidas y movilizadoras de la marca.

 

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información