A vueltas con el MaB

Invest in simple companies that appear dull, mundane, out of favour, and haven’t caught the street - Peter Lynch

Dicen que más vale tarde que nunca… Qué queréis que os diga. No desde mi punto de vista. BME ha permitido que el alternativo bursátil se pervierta y esto tiene difícil remedio.

Es significativo, y BME debiera reflexionar al respecto, que ninguna casa de gestión quiera tener entre sus activos a ninguna de las empresas que hoy cotizan en el alternativo bursátil, máxime aquellas cuya técnica de gestión es la que se conoce como value investing o inversión en valor que, como bien señalan desde Bestinver, consiste en buscar negocios comprensibles, con perspectivas favorables a largo plazo, dirigidas por gente honesta y competente y, muy especialmente, que estén disponibles a precios atractivos.

De acuerdo, lo de gente honesta después de casos como el de Jenaro García de Gowex es difícil. Pero éste es un caso entre las distintas empresas que cotizan en este mercado. Como ya escribí en su momento, no dejaremos de invertir por más Rumasa, Abengoa, Parmalat, etcétera, que hayan. Lo que sí haremos probablemente es ser más exactos y precisos con el estudio de las empresas así como más exactos con el control de riesgos.

"No dejaremos de invertir por más Rumasa, Abengoa, Parmalat, etcétera, que hayan"

El resto de características señaladas por Bestinver, una de las empresas de gestión de referencia en el sector, define a las empresas objeto del alternativo bursátil. 

La propuesta de BME tiene como objetivo “proporcionar visibilidad a las compañías del Mercado Alternativo Bursátil y medir su evolución en el mercado” así como que sirvan como “subyacente de productos financieros”. Al final, el objetivo es conseguir dotar al mercado de mayor transparencia y liquidez…. que ya era hora.

La pregunta es ¿y ahora qué? ¿Cómo van a hacer que su propuesta llegue a las gestoras de fondos y de planes de pensiones? ¿Creen que de esta manera conseguirán ganar los favores de los inversores? 

El MaB es hoy aún un gran desconocido por la inmensa mayoría. Este mercado debiera ser una de las alternativas a escoger de forma natural por cualquier empresa en algún momento de su crecimiento junto a la de ser comprada por otra. Sin embargo, el MaB es el gran olvidado por parte de los empresarios a la hora de buscar un nuevo impulso financiero para abrir nuevos mercados o para comprar otras empresas.

En el resto de países, que una empresa salga a cotizar es algo natural máxime a la hora de realizar operaciones corporativas y de atraer capital privado. Supone un salto en notoriedad que incluye muchas obligaciones pero que ayudan en transparencia y buen gobierno. Sus accionistas, gracias a cotizar, conocen el valor de su empresa y pueden vender sus acciones en cualquier momento.

Por eso, que el MaB no esté entre los activos que componen una cartera de inversión y sí lo estén inversiones en start-ups o en inmuebles, que no son líquidos, dice mucho y no bueno al respecto del mercado y de quienes lo controlan y organizan.

"Que el MaB no esté entre los activos que componen una cartera de inversión dice mucho y no bueno al respecto del mercado y de quienes lo controlan y organizan"

La pedagogía debe ser mayor y tiene que ir un poco más allá de la creación de índices para mostrar aquello que el principal selectivo ya muestra. El resto es hacer ruido porque sí. El valor del alternativo debiera residir en las compañías que lo componen que, para entrar en ellas, no basta con mirar la pantalla del ordenador o la del terminal de gestión. Hay que hacer mucho más.

Así que seguiremos a vueltas con el MaB.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información