La CNMV recurre a la SEC para manifestar su posición ante las ICO

La CNMV ha traducido punto por punto el comunicado firmado en diciembre pasado por Jay Clayton, porque puede ser "una guía útil para inversores y profesionales"

Una representación de bitcoins, la criptomoneda más conocida de la que han alertado el Banco de España y la CNMV / EP

Una representación de bitcoins en una imagen de archivo / EP

Mientras el mundo se divide entre partidarios y detractores de las criptomonedas en general, y del bitcoin en particular, los reguladores económicos de los distintos países se apresuran en manifestar su posición al respecto y en regular el mercado no sólo al respecto de la inversión en estas nuevas divisas, sino también en los procesos de creación de las mismas, es decir, las ICO.

Recordemos que una ICO es el instrumento que se utiliza en las plataformas de criptomonedas para financiar nuevos protocolos. Equivale a las más comunes OPV (oferta pública de venta, IPO en inglés) de las empresas. Esta similitud ha favorecido que las ICO también se utilicen para la financiación de proyectos, lo cual ha despertado al regulador quien denuncia que puede haber una competencia desleal al respecto de los procedimientos oficiales en los que la regulación, asevera, contribuye a defender los intereses de las partes y, sobre todo, de los inversores.

Como señalan desde Cointelgraph, en 2017 las ICO han recaudado un equivalente, en dinero fiduciario, a unos 4 mil millones de dólares y la cantidad de posicionamientos de tokens exitosos ha aumentado a un par de cientos en todo el mundo. En el mismo año, las IPO tradicionales han recaudado un total de 188,8 mil millones de dólares en 1.624 operaciones de acuerdo con el informe de tendencias globales para IPO de E&Y. Sólo en el tercer trimestre, 2.645 acuerdos de capital riesgo ascendieron a 42 mil millones de dólares.

En diciembre de 2017, la SEC (Comisión del Mercado de Valores de EEUU) emitió un comunicado en el que alertaba a los inversores al respecto del "sustancial riesgo" de perder el dinero invertido en criptomonedas, añadiendo que muchos promotores de ICOs (emisiones de criptomonedas) y otros participantes en mercados relacionados "no están siguiendo las leyes". En su misiva recordaba que las criptomonedas "actualmente se están promoviendo más como oportunidades de inversión que como medios de cambio eficientes", así como advertía  que "desgraciadamente, está claro que muchos promotores de ICOs y otros partícipes en los mercados de inversiones relacionadas con criptomonedas no están siguiendo estas leyes" en alusión al derecho que tienen los inversores de acogerse a las leyes estatales y federales sobre el mercado de valores, que deben ser observadas por los vendedores y los partícipes del mercado, cuando se les ofrecen y venden acciones u otros valores tienen derecho a acogerse.

La Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) ya había advertido a este respecto.

La posición de la CNMV y el BdE

La CNMV tuvo que pronunciarse por vez primera a finales de 2017 cuando la cotizada del Mercado Alternativo Bursátil, Home Meal Nostrum, comunicó su intención de lograr 50 millones de euros con los que ampliar su red de locales franquiciados de los 130 actuales a más de 600 a través de una ICO y del lanzamiento de su propia criptomoneda a la que bautizaron como Meal Token.

Al repecto de esta operación, la Comisión advirtió del alto nivel de riesgo que supone invertir en criptomonedas o en ICOs y aseguró que el organismo está “analizando a fondo” este tipo de procedimientos y afirman que muchas ICOs deben quedar sujetas a las reglas aplicables a la oferta y distribución de valores convencionales –aprobación de un folleto informativo, intervención en la comercialización de entidades financieras debidamente registradas y aplicación por estas de las reglas MiFID en lo relativo a protección del inversor–.

Sebastián Albella, durante su comparecencia que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro, afirmó que el organismo que preside y el BdE (Banco de España) estudian conjuntamente cómo regular la inversión en criptomonedas con el fin de examinar si existen posibilidades para abordar esta realidad o si es necesario proponer propuestas regulatorias ante posibles "agujeros normativos". Aseveró que "la inclinación inicial que tenemos en la CNMV es que ese tipo de captación de fondos, en la medida en que la lógica sea la captación de inversión, deberían de estar sujetos a las nuevas normas de protección en la captación de fondos a través de valores". 

Albella quiso diferenciar "dos fenómenos" referidos a las criptomonedas: la compra por minoristas, fundamentalmente a través de derivados CFDs y también de forma indirecta, aunque de forma encubierta, ya que como ha abundado el presidente de la CNMV, esta se realiza a través de "plataformas no reguladas ni registradas".

La CNMV se suma al comunicado de la SEC

Recientemente, la CNMV ha dado un paso más y se ha sumado a las advertencias de la SEC en un comunicado que traduce punto por punto el comunicado firmado en diciembre pasado por Jay Clayton, presidente de la SEC y referenciado más arriba. La CNMV en el mismo reconoce que "aunque los entornos normativos y de mercado español y estadounidense presenten diferencias significativas, se estima que las consideraciones, conclusiones y recomendaciones contenidas en el comunicado pueden ser una guía útil para inversores y profesionales del sector".  

Como hemos indicado, el documento de la SEC si bien reconoce que las ICO “pueden ser una manera efectiva para obtener financiación”, advierte que, al tratarse de ofertas de valores, deben estar reguladas por las leyes que afectan al mercado financiero.

De cara a los profesionales del mercado, las ICOs “pueden ser una manera efectiva para los emprendedores y otros de obtener financiación, incluyendo para proyectos innovadores”. No obstante, alerta a estos profesionales que deben incluir “importantes desgloses de información” para captar dinero, así como procedimientos para proteger al inversor, y bajo ningún concepto saltarse las leyes del mercado. “Reemplazar un activo corporativo tradicional registrado en un libro central oficial por un activo de una empresa registrado a través de una anotación blockchain en un libro distribuido puede cambiar la forma de transacción, pero no cambia su sustancia”, asegura el presidente de la SEC, que recuerda por lo tanto que los ‘tokens’ o criptomonedas deben regirse por la ley estadounidense.

En las conclusiones, destacar que se "anima a los inversores minoristas a abrirse a esas oportunidades, pero haciendo buenas preguntas, exigiendo respuestas claras y aplicando el sentido común cuando lo hagan". Entre las preguntas que sugieren están las siguientes:

  • ¿Con quién estoy contratando exactamente?

  • ¿A dónde va mi dinero y para qué se usará? ¿Mi dinero va a ser usado para pagar a otros?

  • ¿Qué derechos específicos se adquieren con mi inversión?

  • ¿Hay estados financieros? Si es así, ¿están auditados y por quién?

  • ¿Cómo, cuándo y a qué precio puedo vender mi inversión? Por ejemplo, ¿tengo derecho a devolver el token o moneda a la empresa o recibir un reembolso? ¿Puedo revender la moneda o token, y si es así, hay alguna limitación en mi capacidad para revender?

  • Si se trata de un monedero electrónico (wallet), ¿qué sucede si pierdo la clave? ¿Todavía tendré acceso a mi inversión?

  • Si se hace uso del blockchain, ¿ese blockchain está abierto y es público? ¿Se ha publicado el código y ha habido una auditoría independiente de ciberseguridad?

Animamos a leer todas las preguntas pues, sin duda, son una buena guía de inversión en las discutidas ICO. También el Banco de España se ha adherido a este comunicado de la SEC.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información