Jose María Fernández Seijo

José María Fernández Seijo

Sufro de vértigos, no sólo a las alturas, también a los currículos. Antiguamente se hablaba de semblanzas, algo un poco más ligero, aunque suena viejuno. Hay quien utiliza los currículo como modo de destacar, bucean hasta encontrar lo más destacable de su vida o de su trayectoria profesional. Otros se enfrentan al currículo como un ejercicio de reduccionismo, les resulta imposible sintetizar en unas líneas aquellos hechos socialmente reseñables. Hoy por hoy el único currículo posible es el de google, e incluso google permite esponsorizar los criterios de búsqueda. En definitiva, ni tengo currículo ni me fio de los currículos

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información