La inminente sociedad sin efectivo

Solo en 2017, las transacciones realizadas sin efectivo registraron un crecimiento del 10,5% y representaron más de 523 mil millones de transacciones en todo el mundo

Pago con una tarjeta contactless de Revolut en lugar de efectivo / Revolut

Pago con una tarjeta contactless de Revolut en lugar de efectivo / Revolut

Se avecinan cambios drásticos en la banca y se vislumbra un amplio panorama de posibilidades, pero el concepto de una sociedad sin dinero en efectivo parece aún más inminente. Solo en 2017, las transacciones realizadas sin efectivo registraron un crecimiento del 10,5 % y representaron más de 523 mil millones de transacciones en todo el mundo. Aún así, los expertos ya pronostican que este tipo de transacciones ascenderán a más de 725 mil millones en 2020.

En España, los índices de pago digital muestran que la sociedad se está adaptando lentamente a esta nueva tendencia. Las operaciones con tarjeta crecieron un 12,6% en 2017 con respecto al año anterior. Sin embargo, los índices de pago digital en España (24,2 %) se encuentran todavía lejos de las experiencias sin efectivo más avanzadas de Europa como Suecia, donde dos de cada tres consumidores utilizan el pago digital.

Y este no es solo un fenómeno que ocurre en Europa, ya que esta tendencia se aprecia en muchos países alrededor del mundo, incluyendo Singapur, China o Canadá, donde el 56% de todas las transacciones que se producen son a través de vías digitales. De hecho, varios países más pequeños y menos desarrollados, como Somalia, están barajando la opción de prescindir del dinero en efectivo, tras registrar un aumento de casi el 50% en el uso de pagos móviles durante el año 2017.

Para Vlad Yatsenko, CTO y co-fundador de Revolut, cree que una sociedad sin efectivo llegará pronto. Según ha afirmado, "las empresas, especialmente las instituciones financieras, deben adaptarse a este cambio a medida que avanzamos hacia una sociedad que prescindirá del dinero en efectivo. Con el creciente aumento de los pagos móviles y contactless, veo posible que España se convierta en una sociedad sin efectivo en los próximos 10 años. Es por eso que Revolut está creando una serie de funcionalidades que hacen que sea aún más fácil para nuestros usuarios realizar pagos seguros y sin efectivo".

El aumento de los pagos digitales viene dado por factores como simplicidad, comodidad y seguridad para el usuario, además de la reducción de riesgo de fraude y, concretamente, robos. En Europa, Suecia lleva años dando pasos para convertirse en un país sin efectivo: un 36% de su población afirma que nunca usa dinero en efectivo y un 25% lo usa solo una vez a la semana. Y es que el efectivo se usa ahora en menos del 20% de los pagos en  comercios suecos y la cantidad de dinero en circulación ha caído a sus niveles más bajos desde 1990.

Vlad Yatsenko augura que España podría seguir el modelo sueco a medio-largo plazo hasta llegar a convertirse en uno de los países de referencia en lo que respecta a una sociedad sin dinero en efectivo. A su vez, destaca que "al mismo tiempo que España aspira a ser un país sin efectivo, a corto plazo aún queda cierto camino y  tiene que seguir innovando y fomentando el uso de tecnologías que faciliten las transacciones contactless.

"Desafortunadamente, la falta de infraestructura en pagos digitales en España, muy por debajo de países como Suecia, implica que aún queda un largo camino por recorrer hasta que los bancos tradicionales adopten totalmente la tecnología sin efectivo“.

“La población española tiene todavía una conexión muy fuerte con el dinero en efectivo, por lo que, de momento, la transición será lenta hasta que España logre convertirse en un país sin dinero en efectivo. Son muchos, y en particular la tercera edad y en el ámbito rural, los que aún no tienen acceso a soluciones y herramientas digitales, por lo que debemos esforzarnos en educarles más en todo lo relativo a tecnología y hacer que la transición sea lo más fácil posible".

La propuesta de Revolut

Revolut, como pionero en la innovación en el sector bancario y como el challenger bank  (aquellas fintech que aspiran a convertirse en fully-licensed banks, creando una nueva experiencia bancaria para el cliente, con un modelo data-driven y con nuevas propuestas de precios, productos y servicios, bien propios o de terceros) líder en España y Europa, está favoreciendo y difundiendo el acceso  a las sociedades a un mundo sin efectivo con sus servicios de pagos móviles y contactless, además de su amplia gama de servicios innovadores tales como la compra-venta de criptomonedas, seguro de viaje con geolocalización etc. 

Revolut permite realizar transferencias internacionales sin comisiones, notificaciones de gasto instantáneas y la compra e intercambio de criptomonedas. La última funcionalidad que ha incorporado permite a los usuarios crear tarjetas virtuales desechables en segundos, regenerando los datos de la tarjeta automáticamente después de cada transacción, algo que añade seguridad a las transacciones online y protege contra el fraude en los pagos a través de internet. Las tarjetas virtuales desechables están disponibles junto a las funcionalidades de seguridad personalizables dentro de la ‘app’ de Revolut como: la seguridad basada en ubicación, la posibilidad de congelar y descongelar la tarjeta física o la opción de deshabilitar pagos contactless o retiros de efectivo en cajeros automáticos.