El 'crowdfunding' supera los 100 millones de euros en España

La industria de la financiación participativa recaudó 101.651.284 euros en 2017, un incremento del 39% con respecto a 2016

El 'crowdfunding', diferentes tipos de campañas para recolectar dinero a través de internet con diversos fines / PIXABAY

El 'crowdfunding', un mecanismo para recolectar dinero a través de internet con diversos fines / PIXABAY

La industria de la financiación participativa superó por primera vez el pasado año los 100 millones de euros, un incremento del 39% con respecto a 2016. Concretamente, en 2017 la recaudación del sector fue de 101.651.284 euros frente a los 73.172.388 euros de 2016. Pero la cifra podría ser mucho mayor; según un Informe elaborado conjuntamente por Universo Crowdfunding y la Universidad Complutense de Madrid, si se contabilizasen los movimientos del mercado secundario, la cifra del pasado ejercicio hubiese sido de unos 300 millones de euros.

El crowdlending sigue siendo, un año más, el que más peso tiene dentro de la industria. En 2017, recaudó en España casi 36 millones de euros, más de un tercio del total. Por detrás se situó el crowdfunding de inversión, el inmobiliario y, ya más rezagados, los de recompensas y donaciones.

Los datos de algunas empresas de crowdlending nos permiten hacernos una idea del crecimiento de este sector. La división española de Lendix, registrada en la CNMV, ha prestado a día de hoy 215 millones de euros. Younited Credit, entidad autorizada por el Banco de España, ha financiado ya 58.738 proyectos en toda Europa por un valor de 433 millones de euros. Por su parte, la plataforma letona Mintos, a la que también tienen acceso los españoles, ha prestado casi mil millones de euros.

Aunque en todos los casos hablemos de financiación participativa, aclaran los expertos del comparador financiero HelpMyCash.com, el método es distinto en cada categoría. El crowdlending se basa en la concesión de préstamos a particulares o empresas cuyos fondos provienen de muchos inversores y a cambio estos reciben intereses y se les reembolsa el capital en un plazo concreto. El crowdfunding de inversión, conocido también como equity-based crowdfunding, financia proyectos empresariales, pero los inversores en lugar de recibir intereses más el capital prestado, reciben acciones de la compañía. Con el crowdfunding de recompensas el inversor obtiene contrapartidas no financieras, por ejemplo un ejemplar de un libro, y con el de donaciones no recibe nada, como su nombre indica.

Las plataformas de recompensas pierden fuelle

Los sectores que mayor crecimiento han experimentado de un año para el otro han sido el crowdfunding de donaciones (87%), el crowdlending (69%), el de inversión (44%) y el inmobiliario (21%). Por el contrario, el catalizador de la industria en España, el crowdfunding de recompensas, ha perdido protagonismo y el pasado año sufrió un retroceso interanual del 7%, la única modalidad que cerró el ejercicio con un crecimiento negativo.

“Este retroceso podría apuntar a un desplazamiento de las recompensas a favor de las modalidades de inversión y préstamos como ha ocurrido y ocurre en otras economías donde la financiación participativa tiene un nivel de desarrollo igual al nuestro o superior”, afirma el estudio. Además, el informe apunta que el resurgir de esta modalidad de crowdfunding podría pasar por los emprendedores “para el lanzamiento de productos y servicios al mercado”.

El informe hace hincapié en la “gran sorpresa” que han supuesto las plataformas de inversión inmobiliaria que ”siguen consolidándose” y que en 2017 recaudaron un 21% más que un año antes, hasta superar los 23 millones de euros.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información