Estas son las las CCAA que más crecerán en 2018

Además, en cuatro CCAA la tasa de paro bajará del 10% aunque persisten diferencias notables entre las regiones, que suponen un importante desequilibrio

Previsiones del crecimiento del PIB por CCAA / Funcas

Previsiones del crecimiento del PIB por CCAA / Funcas

Las comunidades autónomas que más crecerán en 2018 serán Madrid, Galicia y Comunitat Valenciana, con aumentos de PIB superiores o iguales al 3 %, en un año en el que la ralentización prevista para España se manifestará prácticamente en todas las regiones. Según las previsiones para las CCAA que Funcas ha presentado hoy en Valencia, las que menos crecerán son Extremadura, Asturias y Cataluña, con crecimientos inferiores al 2 %. El caso más significativo es el de Cataluña, cuyo PIB pasará de crecer un 3,1% este año al 1,7 % el próximo.

Las previsiones se han realizado bajo el supuesto de un riesgo por el desafío soberanista catalán contenido, lo que implica una normalización progresiva de la situación. Así, el impacto del debilitamiento de la economía catalana sería limitado en el tiempo y con escasos efectos sobre el resto de comunidades. El riesgo, según el director general de Funcas, Carlos Ocaña, es que "la situación se cronifique. Algo parecido a lo que en Quebec llaman el Neverendum, el referéndum que nunca acaba".

Para Funcas, las diferencias de crecimiento entre unas zonas y otras -cerca de dos puntos porcentuales entre la mejor y la peor- se explican principalmente por la capacidad para aprovechar el tirón del comercio internacional y de la recuperación europea, en menor medida por la situación de las cuentas públicas y, por último, por un posible efecto desvío de inversiones por la crisis catalana que aprovecharían las comunidades más próximas, sobre todo Aragón y Comunitat Valenciana, además de Madrid.

El director de Coyuntura de Funcas, Raymond Torres, ha detallado que Madrid registrará el mayor crecimiento (3,3 %), por los servicios, mientras Galicia y Comunitat Valenciana crecerán un 3 % por el impulso de su actividad industrial tanto por el tirón de la demanda nacional como de las exportaciones. Las regiones con menor crecimiento, salvo Cataluña, sufrirán por las debilidades estructurales.

El repliegue de la economía catalana restará tres décimas al crecimiento del PIB nacional, a las que se suman otras dos décimas por la pérdida de dinamismo de la demanda nacional. En suma, la economía española crecerá en 2018 un 2,6 %, medio punto menos que en 2017. La inseguridad que genera Cataluña afecta negativamente a la economía -fundamentalmente a la catalana- por la paralización, temporal o definitiva, de planes de consumo, inversión y creación de empleo. También puede afectar a la actividad a través de la ralentización del crédito, dada la percepción de mayor riesgo.

Paro

En materia de empleo, la evolución será favorable en todas las comunidades. Cuatro reducirán su tasa de paro por debajo del 10% (Illes Balears, Navarra, País Vasco y La Rioja). Sin embargo, el desempleo todavía superará el 20% en Andalucía, Canarias y Extremadura. La corrección de este persistente desequilibrio pasa por atraer nuevas inversiones que generen empleo y por terminar con los déficit en materia educativa.

Por otro lado, la evolución demográfica adversa en determinadas regiones es un elemento de preocupación que podría tener reflejo en las perspectivas económicas a medio plazo. Comunidades como Asturias y Cantabria pierden población, frente al aumento de habitantes tanto en el arco mediterráneo como en Madrid.