El futuro pasa por tener nuestros coches conectados a la red

En 2021 casi 400 millones de vehículos estarán conectados a la red mientras circulan

El Lutz Pathfinder durante su primera prueba en Londres / EFE

En los últimos años se aprecia un repunte significativo en el número de vehículos que, de alguna manera, están conectados a la red. Esos cuyas operaciones de tráfico se van reportando en tiempo real. Es más, parece que esa transformación es imparable, ya que en unos años no sólo se espera que estén conectados a la red sino que además sean autónomos. 

Esto va a suceder, en gran medida, por el interés que tienen los fabricantes de automóviles en explorar las oportunidades de negocio que dan las nuevas tecnologías y aplicaciones móviles integradas. De hecho, cada vez se percibe una mayor tendencia de los usuarios por tener un coche con internet. Las propias compañías tecnológicas, como Apple o Google, están incluyendo en sus estrategias la fabricación de un vehículo autónomo.

El presente ya nos impone coches con iOS o Android instalado de serie y, si las regulaciones empiezan a ser más flexibles, en poco tiempo veremos coches con poca o nula interacción por parte del conductor.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información