Erika Lust desnuda su talento a Ecoonomia

La directora de cine adulto para mujeres, Erika Lust Films, explica sus proyectos actuales y futuros

Erika Lust con una cerveza /Erika Lust

Supimos de Erika Lust por nuestro asesor de arte, Pau Andrés, gerente del Club Matador. Recibimos un mensaje sobre una sesión de cine alternativo que no nos debíamos perder. Y le hicimos caso. Allí nos presentamos para comprobar que existe una opción de cine para adultos alternativa a lo tradicional, a través de la que se pueden ver plasmadas las fantasías eróticas eminentemente propuestas por y para el público femenino. Es más, tras aquel primer encuentro, no hemos podido resistir la tentación de entrevistar a la protagonista. Esta es Erika Lust.

Ecoonomia: Cine erótico para mujeres. ¿Cómo surge la idea?

Erika Lust: Antes de nada, hay que aclarar una cosa: yo no hago cine erótico para mujeres. Hago un cine adulto indie, una alternativa a los códigos del porno tradicional para hombres y mujeres que buscan otra cosa en la pornografía. Entiendo que se utilice habitualmente esta etiqueta del 'porno para mujeres', porque por fin una ola de cineastas están defendiendo el derecho de las mujeres a tener placer real en pantalla, a no ser representadas como un objeto sexual. Pero lo cierto es que hago un cine adulto desde una perspectiva femenina, con valores de igualdad entre sexos y diversidad. Nunca estará enfocado solo a las mujeres, sino también a los hombres.

De hecho, entre mis usuarios habituales, aproximadamente la mitad son hombres. Esta equidad confirma que la demanda viene por parte de los dos sexos, así que la etiqueta 'porno para mujeres' no es del todo cierta. 

Dicho esto, está claro que en esta línea del cine adulto nos centramos mucho en el placer femenino, simplemente por reivindicar que su placer ha sido siempre el gran olvidado del género. Por mi trayectoria académica y mi educación para mí fue bastante sencillo darme cuenta de que el porno convencional no sólo está hecho mayoritariamente para hombres sino que es claramente sexista. Recuerdo estar en la Universidad y decidir ver una peli porno con mi novio. La sensación que tuve era mixta. Una sensación de excitación por ver sexo en pantalla y a la vez de repulsión y disgusto al ver que la mujer era un mero objeto. Si uno hace un ejercicio crítico, y de verdad quiere verlo, puede darse cuenta de que un 99% de toda la pornografía online que existe representa a la mujer como una herramienta que los hombres utilizan para conseguir su placer. El placer femenino no importa lo más mínimo. De hecho, las mujeres no se corren, la escena finaliza cuando el hombre eyacula. Por no hablar del sexo oral a la mujer, que es prácticamente inexistente. 

Esto fue algo que tuve presente mucho tiempo. Ya en Barcelona, mientras trabajaba en una productora de publicidad, decidí hacer "The Good Girl", mi primer corto, que tuvo casi 2 millones de descargas en 60 aproximadamente. Fue entonces cuando me di cuenta de que había un público para lo que yo quería hacer. Y así fue como comencé. En 2004 creé Erika Lust Films y desde entonces, he dirigido diversas películas hasta crear en 2013 el proyecto web XConfessions, un espacio donde los usuarios pueden ver una serie de cortometrajes basados en sus propias (y anónimas) fantasías sexuales. Cada mes escojo dos de las fantasías recibidas y las convierto en cortos eróticos explícitos. ¡Ya llevamos más de 100 cortometrajes! 


Ecoonomia: ¿Existe un público objetivo real que consuma este tipo de producciones?

EL: ¡Sí! Es un consumidor al que no le gusta el cine porno convencional, cree que es importante pagar y hacer un consumo responsable o ya está aburrido de la pornografía convencional y quiere un tipo de cine adulto alternativo. Es un tipo de público exigente, al que ya no le vale con las estructuras repetitivas y aburridas del porno tradicional, sino que necesita algo más, ya sea en valores de producción altos o en lo que se representa en pantalla. Intento responder siempre a una pregunta muy sencilla: ¿por qué las personas que aparecen en pantalla están teniendo sexo? ¿Qué los ha llevado allí? Creo que ese contexto, esa puesta en escena previa al acto sexual, es algo que estaba muy olvidado en la pornografía tradicional y es, sin embargo, algo que se agradece mucho por parte de un público un poco más selectivo con las cosas que consume. También es muy importante para mí la química que hay entre los 'performers'. Siempre hablo con ellos y pregunto con quién quieren trabajar, algo inusual en la industria del porno, donde a veces no saben ni con quién van rodar. Cuando ves a dos personas que se gustan teniendo relaciones sexuales, ¡la excitación que provoca en el espectador es mucho mayor! La mayoría del porno tradicional lo puedes encontrar gratis en Internet a través de los Xtubes, así que es evidente que quien paga por lo que nosotros hacemos en Erika Lust Films a través de nuestras diferentes plataformas está buscando algo diferente.


Ecoonomia: ¿Cómo quieres que se sienta una mujer que ve tu cine?

EL: Primero de todo, ¡cómoda! Digo esto porque, normalmente, las mujeres se han alejado de la pornografía porque les causaba una terrible sensación de incomodidad. El rol de la mujer en ese tipo de productos de los Xtubes, su aspecto, la predominancia constante del placer masculino, los interminables planos genitales, los gritos falsos y descontrolados al llegar a un orgasmo fingido... No es de extrañar que las mujeres, acostumbradas a que la sociedad censure sus placeres sexuales durante mucho tiempo, se incomoden al encontrarse con un tipo de porno que, básicamente, las pone en una posición de objeto sexual al servicio del placer masculino. El porno mainstream, desgraciadamente, tiene una visión estrechamente masculina. Eso no tiene nada que ver con que a la mujer no le pueda gustar la representación del sexo en pantalla.

Tras eliminar esa terrible sensación de incomodidad, lo que quiero que sientan es excitación, pasión y lujuria. Quiero que vean mis cortos y sueñen con sus propias fantasías y se inspiren para querer hacerlo en sus vidas privadas, si les apetece. Quiero que ninguna mujer (ni hombre, claro) se quede indiferente ante mis películas y que vivan con un actitud 'sex-positive'. Puede parecer que esto es obvio y que todo el mundo se siente cómodo con sus deseos y fantasías pero es falso. Siguen existiendo muchos tabús y personas, tanto hombres como mujeres, que no se atreven a expresar lo que quieren, puede que ni siquiera lo hayan averiguado. Por eso es tan importante consumir una pornografía con valores positivos que al margen de excitarnos nos ayude a conocernos, a sentirnos cómodos con nuestra identidad sexual y con la de los demás, con nuestros deseos y con los de los demás, y que permita la comunicación con nuestros compañeros de cama. 

Ecoonomia: ¿Crees que los hombres se sienten atraídos por un cine de éste tipo?

EL: ¡Por supuesto! Siempre digo que mi filosofía para un nuevo cine adulto se basa en cuatro ideas principales: el placer femenino importa, el cine adulto puede tener valores cinematográficos, debe haber variedad en la representación de cuerpos, razas y edades, el proceso de producción debe ser ético. ¿Esto es algo que sólo queremos las mujeres? ¿Las buenas condiciones de trabajo, la igualdad, la diversidad o la calidad cinematográfica? No lo creo. 

Muchísimos hombres están cansados de los códigos habituales del porno y buscan cosas diferentes. Por eso he abierto un cine online, Erotic Films, donde intento aunar multitud de propuestas innovadoras y excitantes para un paladar, digamos, algo más exigente. Así nadie tiene que suscribirse sino que puede alquilar distintos tipos de películas y ver si le satisface esta alternativa y le quiere dar una oportunidad. 


Ecoonomia: ¿Cómo ha contribuido internet a la aceleración de tu web y el modelo de negocio? 

EL: Internet lo ha cambiado todo, no sólo en la pornografía. Creé Erika Lust Films en 2004, así que esta empresa ha nacido y crecido en Internet, es su principal canal de venta.


Ecoonomia: ¿Se puede vivir de producir fantasías para el público femenino?

EL: De nuevo: no existe tal cosa. No hay un porno para mujeres, porque las mujeres no se pueden meter en un saco y decir que sólo buscan escenas suaves, con pétalos de rosa esparcidos sobre la cama, una luz tenue y una pareja protagonista heterosexual a los que sólo les falta llevar el anillo de casados. De hecho, volvemos a la broma de siempre: "¿se casan al final?".

Esta mentalidad ha hecho mucho daño al género, y a los que intentamos hacer algo diferente con él. Entonces, si me permites, tu pregunta debería ser: "¿Se puede vivir de producir fantasías para un público más exigente con los valores éticos y de producción para con la pornografía?" Y la respuesta sería: Quizás no sea tan rentable como la pornografía tradicional, que está totalmente asentada en la sociedad a través de una industria multimillonaria muy sólida, ¡pero se puede salir adelante con ella! En Erika Lust Films nos va realmente bien, tenemos un equipo muy consolidado. Tenemos varias jornadas de rodajes al año, y estrenamos un cortometraje en XConfessions cada dos semanas. 

Además, he abierto un Open Call para mujeres cineastas y he dirigido una partida de 250.000 euros del presupuesto de la empresa únicamente a este fin. Buscamos mujeres con proyectos afines a la filosofía que te he mencionado, a las que les haga falta financiación para llevarlos a cabo y que quieran crear una alternativa a la pornografía tradicional. Ya he aprobado la producción de 5 cortometrajes de la mano de 5 directoras distintas este año. 


Ecoonomia: ¿Cuánta gente puede actuar en una producción? ¿Cuál puede ser el presupuesto?

EL: Si te refieres a todo el equipo de producción, mi equipo lo forman 15 mujeres. Filmar un corto dura entre 10 y 12 horas y cuesta una media de 8.000 euros.  


Ecoonomia: ¿Se suscriben muchos hombres a tus contenidos?

EL: Como te decía antes, casi la mitad de mis suscriptores son hombres, ¡y recibo mucho 'feed-back' de ellos!

Erika Lust filmando /Erika Lust

 

Ecoonomia: ¿Cuál es el proyecto más ambicioso que has hecho hasta ahora?

El proyecto más ambicioso es sin duda XConfessions.com.
Hemos realizado cerca de 100 cortometrajes y hay más de 200.000 usuarios activos en la plataforma http://xconfessions.com/.

XConfessions es una web donde los usuarios comparten sus experiencias y fantasías sexuales de forma anónima, y de entre las que me envían, cada mes escojo dos para convertirlas en una experiencia cinematográfica única. Cortos eróticos explícitos de alta calidad cinematográfica. 

Dentro de este proyecto, ya he financiado a otras mujeres directoras con resultados increíbles y ¡muy diferentes entre sí! El cortometraje más caro, precisamente, no lo he dirigido yo, ¡sino Bruce LaBruce! Este gran artista ha sido mi último 'Guest Director' en la plataforma, y no podría estar más contenta con el resultado. Su aportación es un corto rodado íntegramente en Berlín y el primero protagonizado por dos hombres en XConfessions. Lanza un mensaje de solidaridad e integración contando una noche en la vida de un refugiado sirio recién llegado a la capital alemana. Se ha titulado 'Refugee's Welcome', y lo estrenamos en XConfessions.com el próximo 9 de marzo.
 

Ecoonomia: Un actor y una actriz preferidos.

¡Esa es una decisión muy difícil! Hay actores y actrices con los que he trabajado en repetidas ocasiones, y no podrían haber sido mejores experiencias: Owen Gray, Amarna Miller, Vex Ashley, Mickey Mod, Julia Roca... Son todos fantásticos. No tengo preferidos. 

Ecoonomia: ¿Tu próxima fantasía?

Seguir como estoy!

 

Gracias a Erika Lust y a la maravillosa Andrea Ponce por su ayuda.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información