El auge del porno para mujeres en internet

El sexo desde el punto de vista femenino cobra protagonismo en la industria pornográfica

Evolucion porno para mujeres

Evolucion porno para mujeres

​Que cada industria debe reinventarse es una realidad del siglo XXI. Pero que algo tan tradicional y considerado tabú durante décadas como la pornografía modifique su línea de pensamiento hacia un público hasta ahora minoritario como el femenino, no deja de ser, al menos, sorprendente.

No es casual que el negocio del sexo desde el punto de vista audiovisual haya estado orientado para que lo consuman hombres, solos o en compañía, como método de excitación individual. Los hombres, en género, han sido los grandes aglutinadores estadísticos dentro de la industria y de una forma bidireccional ésta se ha dirigido básicamente a un público masculino.

El consumo de pornografía es un valor en alza

Si tomamos los datos en crudo, fuentes como el Observatorio de Internet en Argentina estiman que el 90% de los hombres consume porno mientras que sólo un 70% de mujeres lo hace. Casi es más sorprendente saber que el 15% de quien lo mira, lo hace diariamente. En un mundo ya democratizado, como es internet, esta cuenta sencilla nos hace poder entender cuán grande es este rubro con un potencial de uso de 6.000 millones de personas.

La pornografía, como elemento de consumo, se trabaja desde el prisma de ser trasmitido por y para los hombres. Durante décadas se ha intentado satisfacer las necesidades masculinas. No obstante, los datos comienzan a mostrar una tendencia creciente de los hábitos de consumo del mundo femenino. En esa ola comienzan a aparecer creadores y creadoras que basan la idea en el concepto de excitación femenina. Orientan su producto cinematográfico para consumo de las mujeres.

Evolución búsqueda porno para mujeres en google

Por ello, no es raro observar el auge de la perspectiva femenina dentro del mercado del sexo. Tampoco es raro percibir como, poco a poco, las mujeres, que solían reconocer sus prácticas más íntimas en privado, comienzan a frecuentar con parejas, amigos e incluso solas, presentaciones y exposiciones de este tipo de películas. En la mayoría de ocasiones acompañadas de debates posteriores en los que se explica y define el enfoque que se quiere dar a la nueva propuesta de valor.

Un ejemplo de ello es la presentación que realizó Erika Lust  en el Club Matador de Madrid en abril de 2016 de su producto integral. Este, orientado a las féminas, resalta la importancia de tener en cuenta las fantasías de las mujeres a la hora de enfocar la historia, dando ese hilo conductor a la grabación, e incluso qué tipo de cámaras, productores y ayudantes se deben contratar para que la experiencia sea total. El concepto es claro, porno de mujeres para mujeres.

La clave reside en mezclar erotismo y sensualidad

Establecer una prioridad a las fantasías y sueños que tienen las mujeres dentro de su vida cotidiana es el nuevo procedimiento. Sexo que excite a las mujeres y no una secuencia encadenada de escenas de coito protagonizadas por atletas con cuerpo de nadador, miembros superdotados y mujeres que parecen prostitutas. Esa es la nueva tendencia, imágenes que evoquen una realidad paralela, que fomenten el deseo y las ganas de excitación de las féminas y su círculo de influencia sexual. Más profundo, el concepto no es llamarlo porno sino decir que hay sexo explícito, lo cual tiene un poder de excitación superior al acercar la realidad a la imagen. Los nuevos conceptos se centran en mantener un nivel de erotismo y sensualidad que llegue al interior de cada mujer, que caliente sus neuronas y que le haga despertar deseos terribles de satisfacerse y compartir su fogosidad y fantasía con su entorno más íntimo.

Las tendencias analizadas por la web de pornografía Pornhub denotan el crecimiento del consumo de material orientado ‘para mujeres’ y un aumento de las búsquedas de canales porno "con estilo", como X-Art o www.paraellax.com, que permiten tener un canal de consumo de sexo visual masivo para el público femenino.

No descartemos que, en los próximos años, las estrellas del sector sean personas normales, no actores en el puro sentido de la palabra sino personas que son capaces de recrear una realidad para el público que les contempla. Quizá ya no serán Nacho Vidal o Rebeca Linares las estrellas. Tampoco lo será Rocco sino que serán figuras emergentes que no muestren formas de fingir sino que transmitan disfrute y excitación. Quizá es el momento de un nuevo enfoque.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información