Los fondos buitres, ¿buenos o malos?

Un nuevo riesgo financiero social español

Buitre lanzandose a su presa

Buitre lanzandose a su presa

Los fondos buitres circulaban hacia España desde el año 2012. Unos añós más tarde, en 2018, representan el mayor riesgo del mercado financiero social español.

¿Cómo funcionan los fondos buitres?

El argumento es simple. Los bancos tienen que buscar inversionistas para colocar una gran cartera de préstamos morosos. Dado el gran tamaño de la cartera, es inevitable que el comprador sea un fondo. Estos fondos invierten en nombre de jubilados, universidades, organizaciones benéficas y sobre todo capital extranjero que busca oportunidades en todo el mundo. La deuda angustiada es una oportunidad para todos aquellos que buscan un fondo nuevo que garantice un rendimiento mayor que el mercado IBEX 3%.

Estos bancos necesitan vender estos préstamos debido al efecto negativo que tienen en su balance. Es importante entender que cada préstamo moroso inhibe severamente la capacidad de un banco para prestar de nuevo, con consecuencias bastante graves para el crecimiento económico (perspectiva macroeconomía)

Pero por el otro lado de la ecuación, hay muchas consecuencias sociales negativas a pesar del impacto económico tan positivo y el crecimiento económico. Esto es debido al aumento de los precios de la vivienda y los alquileres, debido a la alta demanda del alquiler en las zonas afectadas y por supuesto para poder cumplir los objetivos comprometidos a los inversionistas.

Si analizamos estas consecuencias, podemos ver que por una parte una generación más joven rescatará a los prestatarios morosos anteriores a un coste social elevado, o la ausencia de este fenómeno lleva a tener menos acceso al crédito a largo plazo y en términos más caros. La falta de crédito obstaculizará el crecimiento económico y, lo que es más importante, obstaculizará la entrega de los hogares que necesitan los jóvenes.

La presunta regulación de los fondos buitres

Si analizamos más el problema, veremos que algunos se quejan de que estos fondos no están "regulados". ¿Podría suceder esto en España? Legalmente no.

A pesar de las declaraciones de muchos políticos sobre el tema, la realidad es que España ha estado utilizando fondos extranjeros para limpiar el desastre dejado por el colapso financiero durante años y los fondos buitres han nacido para limpiar los bancos. El nacimiento de dichos fondos es una alegría porque con un riesgo de mercado elevado supieron atraer capital extranjero con muy poco tiempo.

Grúas en varios terrenos en los que se construye durante el 'boom' inmobiliario / EFE

Y una tendencia que no parece parar

Pero la tendencia va a más. Recientemente el Banco Sabadell ha puesto a la venta varios paquetes inmobiliarios valorados en 10.000 millones. Entre los potenciales compradores están Blackstone, Cerberus, Lone Star y Apollo. Otras entidades como CaixaBank apuntan en la misma dirección que supuestamente crecerán más. Así que de un rescate a un factor económico esencial, los fondos buitres se clasifican como un fondo bueno y malo. Bueno en el mundo económico y malo también en el mundo económico y social.

El aumento de los precios de la vivienda con una economía relativamente estable causa un riesgo social para los jóvenes y les obliga a buscarse una vivienda más barata fuera de sus zonas. Aun así, este puede ser el enfoque "justo": Los únicos que pueden controlar este nuevo riesgo son los mismos bancos al crear otros tipos de fondos y diversificar sus activos financieros. No hay que caer de nuevo en la misma burbuja inmobiliaria del año 2000.

 

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información