La vulnerabilidad económica de las familias españolas

Si quiere saber si tiene una situación económica vulnerable pregúntese: Si me quedara sin trabajo, ¿cuántos meses podría mantener mis gastos?

Personas en una oficina de empleo. El paro uno de los factores que puede acelerar la vulnerabilidad económica / EFE

Personas en una oficina de empleo. El paro uno de los factores que puede acelerar la vulnerabilidad económica / EFE

La macroencuesta sobre Competencias Financieras elaborada por la CNMV y el Banco de España desvela que el 15% de los individuos vive en hogares que, de perder su principal fuente de ingreso, podrían mantener su gasto menos de un mes, y un 7%, menos de una semana. En términos absolutos, un 22% de los encuestados se encuentran en lo que el informe llama “vulnerabilidad económica” por efecto de la crisis. Ante un 52% que afirman que sí podrían mantener su gasto durante al menos seis meses sin endeudarse ni vender propiedades.

Una medida habitual de vulnerabilidad es poder mantener el gasto actual menos de un mes, al ser esta una frecuencia típica con la que se pagan salarios y ayudas públicas. Por esta razón, es importante conocer los recursos disponibles ante posibles pérdidas de ingresos. La ECF pregunta durante cuánto tiempo podría el hogar mantener su nivel de gasto sin pedir prestado o cambiar de casa si perdiese su fuente principal de renta. La pregunta exacta es «Si dejaran de recibir en este momento la principal fuente de ingresos de su hogar, ¿durante cuánto tiempo podría hacer frente a sus gastos corrientes sin tener que pedir prestado o cambiar de casa?» Se aclara que debe incluirse como gastos corrientes el pago de préstamos.

La proporción de individuos en hogares que podrían mantener su gasto menos de un mes cae con la renta del hogar, llegando al 30% entre quienes residen en un hogar con rentas inferiores a 14.500 euros, pero siendo del 2% entre quienes tienen rentas superiores a 44.500 euros. Como es lógico, la vulnerabilidad depende del estado laboral del individuo, alcanzando el 28% entre los desempleados y en torno a 10% entre los empleados por cuenta propia o ajena. Andalucía y Canarias son las comunidades con más personas en esta situación, mientras que Aragón, Castilla y León, Extremadura o País Vasco registran los porcentajes más bajos.

La encuesta se realizó a 21.221 individuos de entre 18 y 79 años dentro del marco del Plan de Educación Financiera que mide el conocimiento y la comprensión de conceptos financieros de la población española.

Cuatro millones de personas sufren pobreza laboral

Según un estudio de Fedea y Accenture, en 2017, casi 10 millones de personas estaban en el paro o la inactividad, aunque con disposición para trabajar, o sufrían la precariedad y/o pobreza en el trabajo. De ellos, cuatro millones tienen una alta probabilidad de continuar en esta situación dentro de un año. Estos son los que el estudio califica de personas EVAE (Especialmente Vulnerables Ante el Empleo).

Dentro de esos cuatro millones, no hay una edad predominante. En cambio, sí que hay un claro sesgo de género (el 57% son mujeres) y afecta mucho más a quienes solo han completado un nivel de estudios de Educación Secundaria Obligatoria o menos (el 60%). Otro problema añadido es que solo el 25% reciben algún tipo de ayuda o prestación o lo que es lo mismo, solo un millón de ellos.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información