La CNMC sanciona a la gran banca

Las sanciones suman un total de 91 millones de euros que no representan ni un 2% de los beneficios netos obtenidos en 2017 por las entidades afectadas

Las torres de Caixabank, una de las entidades multadas por Competencia, en Barcelona / EFE

Las torres de Caixabank, una de las entidades multadas por Competencia, en Barcelona / EFE

La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ha sancionado a cuatro entidades financieras por concertarse para ofrecer derivados de tipos de interés en condiciones distintas de las pactadas con los clientes, en las que se especificaba que se contratarían en “condiciones de mercado”. Estos derivados eran utilizados como instrumentos de cobertura del riesgo de tipo de interés asociado a créditos sindicados para la financiación de proyectos.

Los hechos se investigaron a raíz de una denuncia presentada por una empresa dedicada a la promoción, construcción y explotación de parques e infraestructuras eólicas. Rafael González-Vallinas, dueño de Inversiones Empresariales Vapat, para financiar su proyecto decidió recurrir a la fórmula del project finance. En dichos proyectos, la garantía en la que se apoyan los bancos para financiar el proyecto depende principalmente de la capacidad del propio proyecto para generar ingresos, así que Caixabank, Santander, BBVA y Sabadell le ofrecieron un crédito sindicado para así repartirse el riesgo de la operación. Junto con este crédito sindicado, el empresario tuvo que aceptar la contratación de un derivado que actuara como cobertura ante el riesgo de una posible subida de tipos de interés que, de producirse, hubieran puesto en serias dificultades a la empresa la devolución del crédito. Según las entidades financieras, el derivado se ofrecía a precio de mercado. Como ha acreditado la CNMC, esto no era así.

Así que, entre otros costes, el denunciante soportó una comisión oculta de 8,5 millones de euros, según la resolución, sin contar las pérdidas sufridas por la cláusula suelo en un contexto de caída de tipos de interés. Además, durante la investigación se tuvo acceso a la documentación aportada por otras 22 empresas, correspondiente a 43 operaciones de derivados asociados a créditos sindicados contratados entre 2006 y 2016 para la financiación de proyectos (project finance). 

La investigación ha puesto de manifiesto que las entidades de crédito se ponían de acuerdo antes de realizar la oferta al cliente para fijar unas condiciones alejadas de las que se habían comprometido a proporcionar, dando a la vez la imagen de que cada una estaba consultando las condiciones de mercado. En la resolución puede leerse que "la conducta se llevaba a cabo de espaldas al cliente y bajo la apariencia de una metodología de determinación del importe de la cobertura en las mejores condiciones ajustadas a la situación del mercado de referencia (fair value), apariencia que se ha demostrado ser ficticia". Por este motivo, la conducta supone una infracción muy grave del artículo 1 de la Ley 15/2007, y del artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea durante al menos diez años (2006 hasta 2016).

En consecuencia, la CNMC les impone las siguientes sanciones: 31,8 millones de euros a Caixabank, 23,9 millones de euros a Banco Santander, 19,8 millones de euros a BBVA, y 15,5 millones de euros al Banco Sabadell.

Contra esta resolución sólo cabe recurso contencioso-administrativo ante la Audiencia Nacional en el plazo de dos meses desde su notificación, que los bancos afectados ya han anunciado que van a interponer. Las entidades consideran que la práctica seguida no vulnera la normativa pues aducen que es necesario que todas las partes implicadas en los créditos sindicados ofrezcan el mismo precio para la cobertura pues, en caso contrario, el equilibrio en las garantías de los bancos desaparecería. Así lo recoge también un informe del Banco de España sobre las prácticas habituales en la cobertura de tipos de interés vinculada a créditos sindicados. La CNMC cuestiona la falta de transparencia en el contrato de cobertura de la fijación de ese margen.

Competencia tiene en su poder copia de los audios (y de los mails) que acreditan los pactos para fijar esos precios  que no han hecho públicos para no crear alarma social.

La proporcionalidad de las sanciones

La suma de las sanciones al Santander, Sabadell, BBVA y Caixabank se eleva a 91 millones de euros. Aunque la sanción no encuentra precedentes en el sector financiero, no es la más alta interpuesta por Competencia. En 2016 impuso una multa de 128,8 millones de euros a ocho fabricantes de pañales para adultos y en 2017 una a Renfe de 65 millones.

En la resolución, la CNMC también conmina a las empresas para que en el futuro se abstengan de volver a realizar este tipo de conductas. Sin duda las sanciones debieran comportar esa disuasión. Veamos cuánto les representa a cada una de las entidades.

La sanción tiene en cuenta la capacidad de ingresos del sector y el máximo es el 10% del volumen de negocio del año anterior, si bien este sólo se reserva para los casos más graves, que es así como se calificó la conducta.

CaixaBank obtuvo un beneficio récord en 2017 de 1.684 millones de euros netos, un 61% más que el año anterior. Banco Santander ganó 6.619 millones de euros netos en 2017, un 7% más que el año anterior. BBVA, reportó 3.519 millones de euros de beneficio el año pasado y, por su parte, el Banco Sabadell, ganó 801,5 millones limpios en 2017.

Las sanciones impuestas le supondrá a Caixabank un 1,9% de los beneficios de 2017, esto es, lo que gana limpio en menos de siete días; al Santander un 0,4% de los beneficios del ejercicio anterior y el beneficio de prácticamente un día; al BBVA el 0,6% del beneficio, el equivalente a dos días; y, finalmente, al Sabadell le representa el 1,9% del beneficio, lo que genera en siete días. Ese es el coste que deben asumir por infringir la normativa relativa a la competencia, fijar precios, ir en contra de los intereses de sus clientes y vulnerar las dos directivas MiFID.

La reputacional tampoco les afectó pues el sentimiento del mercado no les fue contrario. CaixaBank se revalorizó un 0,05%, Santander un 0,44%, BBVA un 0,36% y Sabadell lo hizo en un 0,11%. 

La CNMC apunta que se han firmado 667 operaciones de este tipo desde 2001. Si bien no es correcto señalar que en todas haya engaño, sí lo es apuntar que, de nuevo, el sector financiero se ve salpicado por la mala praxis de algunos de sus actores y que tanto la investigación debe continuar como, y sobre todo, deben exigirse explicaciones a los implicados sobre este nuevo y vergonzoso capítulo.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información