El impacto del Mobile Congress en Barcelona

Una nueva edición del Congreso Mundial de tecnología se da cita en la capital catalana

Imagen de la entrada al Mobile World Congress, en el recinto de la Feria de Barcelona / CG

Imagen de la entrada al Mobile World Congress, en el recinto de la Feria de Barcelona / CG

Barcelona ha inaugurado el Mobile World Congress (MWC). Un año más según el acuerdo actual que es hasta el 2023, con la condición de la estabilidad política entre otras condiciones. La edición de 2018 incluirá la mayoría de grandes marcas internacionales de la industria móvil, aparte de Apple. El camino hacia la próxima generación de las redes y servicios 5G, seguramente será un tema importante de conversación en los pasillos de la Fira Gran Vía. Varios temas también están en la agenda del MWC. Google e IBM participarán en una sesión de ¨Internet de las cosas¨ para tratar el tema más actual de los vehículos conectados, diversidad de género e inteligencia artificial.

Novedades del Mobile Congress

El consejero delegado del congreso mejorará la facilidad de las entradas del MWC, con la intención de agilizar y mejorar los procesos de seguridad del evento para minimizar cualquier riesgo a los congresistas.

Afortunadamente, la asociación de operadores móviles y compañías telefónicas GSMA, que se encarga de la organización del evento, ha confirmado la edición de 2018. La edición de 2017 del congreso cerró con cifras récord de un 7% más que en 2016, con un impacto económico que se situó en torno a los 465 millones de euros para la ciudad condal.

Veamos la evolución del impacto del Mobile World Congress (MWC) en la economía de Barcelona de 2006 a 2017


Impacto Mobile Congress Barcelona

 

Los principales datos del Congreso

En la edición de 2018, habrá 2.300 expositores y más de 170 delegaciones internacionales y se espera un impacto económico de 471 millones de euros y 13.000 empleos temporales. Es un evento clasificado como "un importante aspecto para la economía" a pesar de la agitada situación política en Catalunya, que ha llevado a numerosas empresas a trasladar sus sedes sociales a otras comunidades autónomas. El miedo era perder este evento considerado como uno de los más importantes del mundo tanto por su impacto económico como social.

La empresa organizadora continuará evaluando el impacto de la situación política en Catalunya para aceptar mantener o no el Mobile World Congress en las ediciones que vienen, aunque el consejero delegado del congreso John Hoffman ha considerado la situación como una minicrisis de autoconfianza en su discurso en el multitudinario acto en Barcelona celebrado a principios de febrero. Es evidente que el congreso crea la marca ¨Barcelona¨ en el mundo.  De hecho, en esta edición, habrá apariciones de Reed Hastings (CEO de Netflix), de Masayoshi Son (CEO del Grupo SoftBank), y de Ajit Pai (presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones), John Hanke (CEO de Pokemon Go), Eugene Kaspersky (CEO de Niantic), John Stankey (CEO de AT & T Entertainment Group) en la agenda cuya importancia ha convertido el congreso de Barcelona en confabulación de la firma de la industria móvil.

El gobierno municipal está colaborando mano a mano con los organizadores del congreso, con la colaboración del gobierno central, para garantizar que la feria se celebre en un “entorno de seguridad y estabilidad”, con motivo de lanzar un mensaje de confianza a los congresistas y todos los organizadores y devolver la buena reputación tras las tormentas que han pasado por encima de la capital Catalana entre el atentado terrorista y la incertidumbre situación política.

La marca ¨barcelona¨ conlleva la estabilidad política, la innovación, la tecnología, y la confianza internacional, todo esto celebrado en el Mobile World Congress desde hoy, lunes 26/02/2018.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información