El desempleo y el envejecimiento de la población, trabas al crecimiento

El gasto público en pensiones, sanidad y cuidados de larga duración muestran que generaría un incremento del gasto en las próximas tres décadas

El envejecimiento de la población avanza en España / CG

El envejecimiento de la población avanza en España / CG

"En 2017 se prolongó, por cuarto año consecutivo, la recuperación de la economía española. El PIB creció un 3,1% que, en términos acumulados, asciende a un 13% desde el inicio del ciclo alcista en 2014, y está permitiendo un rápido crecimiento del empleo y una reducción significativa de la tasa de paro, que, no obstante, continúa presentando niveles muy elevados". Así comienza su valoración, Luis María Linde, gobernador del Banco de España (BdE), del informe anual que elabora el organismo.

No obstante lo anterior, Linde señala como reto especialmente acuciante la necesaria disminución del desempleo, "particularmente elevado y persistente entre determinados colectivos, tales como los individuos más jóvenes y los más mayores, y los de menor nivel de cualificación. En este ámbito, las políticas públicas deben orientarse a evitar que estos trabajadores permanezcan largo tiempo en la situación de desempleo, con la consiguiente pérdida de capacidades".

El mercado laboral y el envejecimiento de la población

Para Linde "las trabas al crecimiento más estrechamente relacionadas con el bajo nivel de utilización del factor trabajo incluyen el elevado desempleo estructural y el envejecimiento de la población, que, entre otros efectos, limita la tasa de actividad". Además, "las carencias en el capital humano y tecnológico, suponen un lastre para el crecimiento de la productividad". Para paliar estos efectos "son necesarias medidas que favorezcan la participación en el mercado laboral de los grupos poblacionales de mayor edad". 

Esto supone, tal y como ha defendido en más de una ocasión, que se alargue la edad de jubilación o que las personas con edad de hacerlo decidan seguir en el mercado de trabajo, lo que haría que hubiesen más cotizantes en la Seguridad Social. Algo necesario.

Para el BdE "persisten importantes disfunciones estructurales en el mercado de trabajo y no se termina de asentar un patrón de crecimiento que favorezca de una manera más intensa las actividades con elevada productividad y generación de alto valor añadido",

La subida de impuestos que propone el BdE en el informe, de poco servirá si la base de contribuyentes no es más amplia. Es más, como los que proponen subir son los que afectan al consumo (el IVA) que no son progresivos, puede que el efecto que consigan sean contrario al buscado. El gran reto vendría en incidir en reducir el desempleo (en particular, el de larga duración) pues es una de las principales palancas para favorecer un crecimiento socialmente sostenible, "que promueva una distribución de los beneficios de la recuperación económica entre el mayor número posible de segmentos de la población". 

"El fenómeno del envejecimiento de la población supone, además, un reto de primer orden para el crecimiento económico y la sostenibilidad de las cuentas públicas", ha apuntado el informe que ha cifrado el impacto de este fenómeno sobre el gasto público en pensiones, sanidad y cuidados de larga duración, en un máximo de en torno a 3,5 puntos del PIB hacia 2050.

La reforma de las pensiones

En cuanto al sistema de pensiones, el informe señala "que parte de una situación inicial deficitaria y se verá presionado por el efecto del envejecimiento de la población, se hace deseable una estrategia de reforma que aumente la transparencia del sistema, refuerce la relación entre las contribuciones y las prestaciones, y, en especial, mantenga un mecanismo de ajuste automático que garantice su sostenibilidad".

"La aplicación del factor de sostenibilidad, que vincula la pensión inicial al incremento de la esperanza de vida, y, sobre todo, la del índice de revalorización anual de las pensiones, que liga su incremento al equilibrio entre los ingresos y los gastos del sistema, lograrían, en contextos macroeconómicos favorables, reducir de forma gradual el actual déficit del sistema, que alcanzó el 1,8% del PIB en 2017", señala el Informe Anual.

"En ausencia de aumentos adicionales de los ingresos, el ajuste se produciría principalmente a través de una disminución de la tasa de sustitución de las pensiones públicas, cuyo descenso podría alcanzar los 20 puntos entre 2013 y 2060", añade.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información