El Congreso no aprueba la renta básica universal

La aprobación de la renta mínima hubiera supuesto una ayuda mensual de 426 euros para 2,1 millones de personas

Intervención de Adriana Lastra (PSOE) durante el pleno ante la mirada de Luis de Guindos / EFE

El Congreso de los Diputados ha votado en contra de la renta básica universal. 170 votos en contra (PP, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias) contra 168 a favor (PSOE, Unidos Podemos, ERC, Partido Demócrata, Compromís, Bildu, Coalición Canaria y Nueva Canarias).

El PSOE, que fue quien impulsó la votación y contaba con los apoyos suficientes, la ha perdido porque cinco de sus diputados no estaban en el Congreso. Al voto en contra de José Enrique Serrano se le sumaron las ausencias de José Luis Ábalos, número tres del partido, Micaela Navarro, José Ignacio Sánchez Amor, Isabel Rodríguez y Pilar Lucio. Todos por razones justificadas sí, pero no estaban. 

Destaca también la ausencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, entre otros. Como recuerdan en El Español, en septiembre del año pasado, durante el debate de totalidad, el PP, Ciudadanos y el PNV trataron de tumbar la iniciativa, pero perdieron la votación. 

La aprobación de esta renta básica hubiera supuesto una ayuda de 426 euros al mes para unos 2,1 millones de potenciales beneficiarios, familias que no tienen ningún ingreso o que se encuentran por debajo del umbral de la pobreza.

Desde que se admitió a trámite hace más de un año, la iniciativa ha estado congelada. 

La iniciativa popular reclama una solución a la precariedad

La propuesta de la implementación de la renta básica universal encuentra su origen en una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que recogió 700.000 firmas y que recibió el apoyo de los dos principales sindicatos del país.

En la misma ILP puede leerse que, en España, "más de 12,8 millones de personas se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión y la pobreza severa afecta a 3 millones; todo ello en un contexto de fuerte incremento del número de hogares sin ingreso alguno, de aumento del número de parados de larga duración y de reducción de las tasas de cobertura en el sistema de desempleo. Si podemos hablar de un sector de la población en el que las tasas de pobreza se ponen más de manifiesto en nuestro país, es sin duda el de los menores de 16 años, donde la pobreza infantil asciende a un 26,7%, lo que supone más de 2,1 millones de niños y niñas".

El objetivo, por lo tanto, de la renta básica es el de "garantizar unos ingresos mínimos a todas aquellas personas que pudiendo y queriendo trabajar no pueden hacerlo, por lo que carecen de recursos que les permitan vivir con dignidad, y a quienes los actuales instrumentos de protección social no dan respuesta".

La duración de la prestación estaba establecida "mientras se mantengan las condiciones que dan acceso a la misma" y consistiría en "el ochenta por ciento del indicador público de rentas de efectos múltiples (IPREM) mensual vigente en cada momento". Esto es, el índice empleado en España como referencia para la concesión de ayudas, subvenciones o el subsidio de desempleo. El importe actual que fija este índice es 537,84€. Los 426 euros que hoy no han visto la luz son un poco menos del 80 % previsto en la ILP.

Como la renta básica aprobada en Cataluña, y de la que dimos buena cuenta en Ecoonomia, el derecho a la percepción de la estatal acabará cuando cambie la situación del perceptor y si deja de presentar le la persona beneficiaria deberá presentar la declaración de los ingresos y rentas de la respectiva unidad económica, acompañada de la documentación acreditativa que corresponda ante la Entidad Gestora.

Sin duda el revés es importante. Sería bueno que los grupos parlamentarios demostraran la misma altura de miras y consenso, aunque con los matices necesarios para demostrar las diferencias, que han hecho con la aprobación de la tramitación de la Ley de Igualdad Retributiva. El arco parlamentario está no para enfatizar diferencias y sí para que las leyes que se aprueban recojan las sensibilidades de los distintos partidos que suman, en definitiva, las de los ciudadanos. Educación, pensiones, renta mínima son, entre otras materias, asignaturas pendientes de consenso y largo plazo.

La iniciativa seguirá ahora su trámite en la comisión de Empleo y Seguridad social donde, según fuentes parlamentarias podría votarse antes de Semana Santa. Será el momento de saber si prospera o no una renta mínima en España que se ha complicado en las últimas horas.

 
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información