Según datos del Eurostat, 119 millones de personas (el 23,7% de la población) en la Unión Europea (UE) están en riesgo de pobreza o exclusión social. Es decir, se encontraban en cualesquiera de las tres situaciones siguientes:

  • Renta disponible por debajo del salario mínimo: 22,1% de la población española y 17,3% de la UE 

  • Privados de necesidades materiales básicas como pagar sus gastos, mantener la casa caliente o irse de vacaciones una semana: el 6,4% de españoles se encontraban en esta situación que en la UE se elevaba hasta el 8,1% de la población 

  • Viven en hogares con empleos de muy baja intensidad, entendiendo como tales aquellos donde los adultos trabajan menos del 20% de su potencial de empleabilidad anual.

Situaciones que han tenido la siguiente evolución anual desde que comenzara la crisis: 

La media del riesgo de pobreza en la UE ha bajado hasta el 23,7% nivel que tenía en 2008, después de haber alcanzado el 25% en 2012, mientras que en España el porcentaje continuó aumentando en 2015 situándose muy por encima de la media de la UE.

La reducción del número de personas en riesgo de pobreza o exclusión social en la UE es uno de los objetivos fundamentales de la estrategia Europa 2020, y debiera serlo del nuevo Gobierno. Mucho por hacer.