Menú Buscar
El tenista Rafa Nadal en un entreno antes de empezar el torneo de Wimbledon 2017 / EFE

Wimbledon, un campo de minas para Nadal

A pesar de sus dos títulos sobre la hierba londinense, este torneo, que empieza hoy, es el Grand Slam que más le cuesta arrancar al tenista mallorquín

3 min

Las primeras rondas de Wimbledon y los jugadores a los que nunca ha visto al otro lado de la red son, para Rafa Nadal, sinónimos de peligro. Porque si hay un Grand Slam que le ha dado al tenista español sustos a las primeras de cambio, dejando al torneo huérfano de sus quilates, ha sido el que se juega sobre la hierba londinense, que se inicia hoy.

Desde que emergió en 2005, nunca perdió Nadal en primera o segunda ronda en Roland Garros. Tampoco en el Open USA. Solo una vez en Australia. Pero sobre la hierba inglesa ha salido por la puerta de atrás hasta en cuatro ocasiones: 2005, 2012, 2013 y 2015.

Superficie complicada

Las principales claves de estas prematuras eliminaciones son el escaso margen de adaptación que hay entre la tierra y el estreno en el All England Club, de apenas dos semanas, y la propia hierba, menos propicia para el juego del mallorquín, que cuenta aún así con dos títulos y tres finales fallidas.

Pero lo más temido por Nadal es el factor sorpresa de sus enemigos. En esas cuatro inesperadas derrotas, sus verdugos Müller, Rosol, Darcis y Brown comparten un mismo ADN: espigados sacadores —excepto Darcis—, capaces de lo peor y de lo mejor, y grandes desconocidos cuando tumbaron a Nadal, incluso sin estar entre los 100 mejores del mundo, excepto Müller.

Todos estos rivales ante el tenista español demostraron que no tenían nada que perder. Y además era la primera o la segunda vez que jugaban contra él. Es decir, Nadal no había tenido la oportunidad de analizar o sacar conclusiones del juego de sus contrincantes tras contiendas anteriores.

Difícil estreno

El propio Nadal ha reconocido más de una vez que estos inéditos rivales en primeras rondas son lo más parecido a un campo de minas.

En el estreno del presente Wimbledon se enfrenta a Millman, jugador número 137 del mundo y ante el que nunca ha jugado. De avanzar en el cuadro, en tercera ronda, Nadal podría enfrentarse a Khachanov, otro tenista contra el que tampoco ha coincidido en la pista. Alto y sacador, también. Las minas, por tanto, están colocadas. Toca a Nadal sortearlas.