Menú Buscar
Gerard Moreno junto a Koke en el encuentro del pasado domingo / EFE

El Villarreal encara el fichaje de Gerard Moreno

El club 'groguet' está muy cerca de lograr el regreso del ariete del RCD Espanyol

3 min

Un mercado estival más, Gerard Moreno asume todo el protagonismo en el RCD Espanyol. Después de unas últimas ventanas de fichajes donde el blanquiazul estuvo en la agenda de diferentes clubes pero acabó optando por seguir en el RCDE Stadium, todo apunta que este verano será el último capítulo de la saga. A diferencia de anteriores ocasiones, ahora el delantero catalán sí se plantea una salida y su gran campaña --ha anotado 18 goles y es el futbolista de campo que más minutos ha disputado de La Liga-- le han servido para convertirse en objetivo prioritario de diferentes clubes de nivel. 

La entidad que más cerca está de hacerse con los servicios del de Santa Perpetua es el Villarreal. Después de diferentes tentativas fallidas, el club 'groguet' está ultimando los detalles para el regreso de un delantero que ya militó en sus filas de 2011 a 2015 pasando del juvenil hasta el primer equipo con cesión incluida al Mallorca. Un entorno conocido, cercano a su actual emplazamiento, juega a favor de su salida rumbo al estadio de la Cerámica, una negociación que podría cerrarse en breve según la información del diario 'AS' y RAC1. 

Cambio de discurso

Aunque la intención de Gerard Moreno siempre ha sido la de continuar en el Espanyol, las últimas apariciones del delantero aumentaron las dudas en relación a su futuro. “Estoy muy orgulloso de estar aquí. Estoy muy centrado aquí, pero el club necesita ingresos. Ya veremos qué pasa cuando se abra el mercado", apuntó tras el empate ante la UD Las Palmas. 

Con el 50% de los derechos del futbolista y situándolo como la piedra angular del nuevo proyecto, el Villarreal busca asegurar su contratación para afrontar con garantías la nueva temporada en la que competirán en la Europa League. Abonando tan solo 20 millones de euros, la cláusula de Gerard Moreno asciende a los 40 (a partir del 1 de julio es de 50), los castellonenses podrían aprovechar la coyuntura para convertir al ariete catalán en uno de los jugadores mejor pagados de la plantilla.