Menú Buscar
Los veleros en la salida una de las regatas que estos días se disputan en aguas del CN El Balís / LAURA CARRAU - CN EL BALÍS

La vela deja 1,5 millones de euros en el Maresme

El Campeonato del Mundo de Finn Máster en el CN El Balís moviliza durante una semana a 353 regatistas

4 min

El Mundial Máster de la clase olímpica Finn ha convertido la localidad barcelonesa de Sant Andreu de Llavaneres en el epicentro del deporte de la vela mundial. Desde el 18 de mayo y hasta este viernes, 353 regatistas de 32 naciones diferentes han poblado todos los rincones de la comarca del Maresme, compitiendo en el agua y disfrutando en tierra.

La explicación está en la denominación “Máster”, que es un eufemismo de “veteranos”. No se trata, pues, del Campeonato del Mundo absoluto, pero sus resultados económicos son seguramente mejores, pues los “veteranos” suelen tener una capacidad adquisitiva muy superior a la de los jóvenes regatistas.

Cartel de completo

Esta expectativa se demuestra con la estimación del impacto económico de 1,5 millones de euros que los participantes dejarán en la comarca del Maresme, donde los hoteles han colgado el cartel de completo y los restaurantes se han llenado a rebosar. El retorno mediático se calcula ya en unos 500.000 euros sin haber concluido todavía el campeonato.

Participan en esta competición 353 regatistas de todo el mundo, que han venido acompañados por otras 200 personas. Cuando la regata está en danza, los acompañantes se dedican a hacer turismo por la zona, en actividades organizadas o no, que van desde la visita al Monasterio de Montserrat, al museo Dalí de Figueres, al Camp Nou o al centro histórico de Barcelona.

José Luis Doreste , estos días durante la competición

El medallista José Luis Doreste, estos días durante la competición en aguas barcelonesas / LAURA CARRAU - CN EL BALÍS

El Finn es una clase olímpica de vela que ha dado dos medallas de oro olímpicas a España. En Seúl 1988 para el canario José Luis Doreste, quien participa en la regata, y en Barcelona 1992 para el catalán José María van der Ploeg, entrenador de Doreste en las Juegos Olímpicos y socio del CN El Balís. A los éxitos de estos regatistas, hay que sumar la plata de Rafael Trujillo en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

La embarcaciones de la clase Finn son monotipos de vela ligera para un solo tripulante, con una eslora de 4,50 metros y una manga de 1,47 metros. Este tipo de veleros no ha experimentado grandes cambios desde su creación en 1949, de modo que los barcos no quedan obsoletos con el paso del tiempo y su número de adeptos no desciende, pues no es necesario efectuar grandes inversiones para ser competitivo. Es una clase olímpica desde 1952.

Cinco categorías

Los participantes que navegan en aguas del CN El Balís se dividen en cinco categorías: Máster (de 40 a 49 años), con 62 participantes; Grand Máster (50-59 años), con 141; Grand Grand Máster (60-69 años), con 97 inscritos; categoría Legends (70-79 años), con 48 regatistas que han batido el récord de participación, y son de admirar los cinco Super-Legends, la categoría de más edad, que superan los 80 años.

Esto obliga a un despliegue de medios sin precedentes en el agua. Son unas 50 las embarcaciones de la organización para atender la regata, desde las utilizadas por los jueces, hasta las destinadas a la prensa, sin olvidar las de seguridad, mucho más numerosas en este caso a la vista de la edad de algunos participantes. Después, una vez acabada la regata, queda el despliegue en tierra, donde está el negocio.