Menú Buscar
La afición del USAP en su estadio donde Puigdemont podría participar en un acto del Consejo por la República / USAP

El catalanismo del USAP: puro y duro

Los aficionados han convertido al club de rugby de Perpignan en un ‘santuario’ catalán

2 min

Duro, potente, directo y algo agresivo. Así se caracteriza el USAP Perpignan, un club centenario, orgullo de su gente y de los aficionados del rugby. Un equipo de marcada identidad catalana que muchos han instrumentalizado hasta el límite para convertirlo en un auténtico símbolo de catalanidad más allá de la frontera.

Fue, sobre todo, antes de la llegada a la presidencia de François Riviere, en 2013, empresario de escasa sensibilidad catalana. Concretamente, en los años de Paul Goze, exjugador y directivo, cuando se consiguió catalanizar al club hasta la máxima expresión. Firmando convenios con el FC Barcelona, llevando al equipo al Estadio Lluís Companys y recibiendo ayudas de entidades catalanas. Incluso los desplazamientos de aficionados desde las comarcas gerundenses fueron habituales.

Himno de la afición

Este sentimiento de pertenencia catalán se cultivó desde siempre y se mantiene en la actualidad. Las señas que muestran en cada encuentro son más que evidentes: cantar de La Estaca, de Lluís Llach, el himno de los aficionados; ondear las senyeras en las gradas, y cantar "Y son aquí, y son aquí los catalanes", grito de guerra de los hinchas en los partidos.

Así es este club de rugby del Rosellón, el orgullo de una ciudad capaz de desplazar a 50.000 seguidores por toda Francia para ver sus gestas. La última fue en 2009, cuando se proclamó por séptima vez en su historia campeón del Top 14 al imponerse en la final del campeonato liguero francés de rugby por un ajustado 22-13 al ASM Clermont. Después, en el 2014, llegó el descenso, y ahora la felicidad. Con senyeras. Estelades, pocas. Escasas.