Menú Buscar
Umtiti durante un encuentro del Barça en Mestalla / FC Barcelona

Umtiti pone a prueba al Barça

La renovación del central francés no resultará sencilla vistas las diferencias iniciales entre las partes

4 min

Umtiti no marca goles ni brilla con grandes regates pero su importancia en el actual Barça es tan notable como la de cualquier goleador o malabarista del balón. Alcanzando un nivel de rendimiento inesperado, tanto por su edad como por la rapidez de su adaptación a un nuevo contexto competitivo, el francés llegó al Camp Nou en el mercado estival de 2016 para convertirse en un fijo de la zaja azulgrana ganándose el cariño y el respeto de compañeros y afición.

Afianzándose en el Barça a la vez que lo hacía en la selección francesa con Didier Deschamps, su fichaje por el club catalán le cambió la vida. Haciendo olvidar fiascos anteriores como Chigrinski o Mathieu, Umtiti hizo buena su apuesta desde su primera temporada. Su relevancia en el equipo no se corresponde con su actual salario, ya que se encuentra en la zona media-baja de la plantilla. Toca cambiarlo. En esas andan.

Umtiti y Luis Suárez celebran un tanto del Barça

Umtiti y Luis Suárez celebran un tanto del Barça / FC Barcelona

En busca de una mejora salarial que se corresponda al estatus y el nivel que se ha ganado Umtiti, el francés y el Barça ya trabajan en una renovación tan importante como compleja. Con una cláusula de recisión de 60 millones de euros, el azulgrana se ha convertido en la mejor ganga del mercado en relación precio-calidad. Con contrato hasta 2021, en las oficinas del Camp Nou tienen como prioridad blindar y garantizar la continuidad del central de tan solo 24 años.

Un negocio redondo

Cuando en 2016 el Barça se hizo con los servicios del central a cambio de 25 millones de euros, ni los azulgranas ni el Olympique de Lyon lograron vislumbrar el crecimiento que experimentaría el joven zaguero. En la que ya es una operación redonda, el acuerdo solo tuvo un pero. La cláusula de recisión. Los 60 millones de euros que por aquel entonces parecían privativos para hacerse con un central, se han convertido ahora --tras fichajes como el del central Virgil van Dijk por el Liverpool por 85 millones de euros-- en un chollo para cualquier club de primer nivel que quiera tener en sus filas a uno de los mejores defensores del mundo.

Con el Manchester United de José Mourinho dispuesto a darle todo el cariño del mundo en forma de compensación económica, en el Barça saben de la necesidad de resolver el asunto con celeridad pero no olvidan que un aumento de salario como el que exige Umtiti complica aún más la masa salarial azulgrana. Todo ello, obviando una posible llegada de su compatriota y amigo Griezmann este mismo verano. 

Mientras se especula que el zaguero quiere triplicar su actual salario, que en la actualidad supera los tres millones de euros, en el Barça mantienen la calma conocedores que la prioridad de Umtiti y de su agente Yannick es seguir en un Camp Nou que ya no se imagina sin la seguridad y la serenidad que aporta el zaguero en cada una de sus apariciones sobre el verde.