Menú Buscar
Los jugadores del Lloreda celebrando una victoria / CF Lloreda

Cisma en un equipo de Badalona por una trifulca

El conflicto originado en el Lloreda-Singuerlín de Tercera Catalana deja sin jugadores al conjunto badalonense

5 min

Un solo encuentro y la temporada ya se ha echado a perder. Los sueños de ascender de categoría del humilde Lloreda CF, club de Badalona que milita en el grupo cuarto de la Tercera Catalana, se han prácticamente esfumado. Un polémico encuentro de fútbol regional ante el Singuerlín no solo acabó en trifulca. También dilapidó buena parte de las opciones de conseguir un hueco en Segunda Catalana la próxima temporada.

El pasado 24 de febrero, tras 10 jornadas consecutivas invicto, el Lloreda CF recibía al Singuerlín en un duelo entre rivales de la zona alta del mencionado cuarto grupo de la Tercera Catalana. Con las tiranteces propias de un encuentro de dicha categoría, donde tan solo existe un colegiado que arbitra sin asistentes ni ayuda alguna, el pitido final del árbitro desencadenó una 'tormenta' que, días después, todavía repercute en el día a día de una entidad con más de 15 conjuntos inscritos en la Federación Catalana de Fútbol (FCF).

La derrota por 0-1 ante los verdiblancos, que rompía la dinámica positiva del Lloreda, y la tensión evidente durante todo el choque disputado en el Municipal de la Avinguda de Lloreda propició un conflicto al término del duelo en el que se vio implicado el técnico de los badalonenses. Una supuesta actitud poco deportiva del entrenador en relación al colegiado acabó provocando un cisma dentro del propio club. 

Una destitución y sin jugadores

Días después de lo ocurrido, a horas del también decisivo choque ante el Young Talent --en uno de los considerados derbi de Badalona en dicha categoría-- el Lloreda CF comunicó a la plantilla su decisión de prescindir de los servicios de su técnico alegando como motivo su actuación --sancionada con ocho partidos por parte del Comité de Competición de la FCF-- una vez finalizado el controvertido duelo ante el Singuerlín. "La junta directiva cree firmemente en los valores deportivos y formativos que en el deporte deben prevalecer y entre los cuales no tienen cabida este tipo de actos", apuntó la entidad.

Por su parte, la Federación Catalana de Fútbol justificó su sanción de ocho encuentros al hasta aquel momento técnico del Lloreda "por el hecho de dirigirse al árbitros, directivos o autoridades deportivas en términos o con actitudes injuriosas o de menosprecio". La aplicación de los artículos 338.2b y 338c propiciaron que el castigo aumentará hasta la antepenúltima jornada del campeonato.

Con el entrenador destituido, el derbi del fin de semana ante el Young Talent cambió de forma radical. En el que debía ser un duelo determinante e igualado por la lucha por el ascenso, acabó como pudo por parte del Lloreda. De forma sorpresiva, una vez expuesta la decisión de prescindir de los servicios del técnico, la plantilla del club badalonense decidió no disputar el encuentro previsto para el fin de semana del 4 y 5 de marzo. Sin jugadores, buena parte de ellos se marcharon con el técnico en su nuevo aventura en Pubilla Casas, en Lloreda tiraron de ingenio.

El juvenil al rescate

Sin tiempo para realizar incorporaciones ni tramitar nuevas licencias, el conjunto badalonense se presentó el pasado sábado al Municipal de Badalona Sud con su juvenil. Solo el guardameta Rafa, en relación a la plantilla del amateur, decidió asistir al duelo. Los chicos, de entre 16 y 18 años, junto al cancerbero fueron los encargados de representar al primer equipo --donde no hay límite de edad para jugar-- en un derbi que no tuvo color y que acabó con el triunfo del Young Talent ante los jóvenes jugadores del Lloreda, que llegaron a ponerse por delante en el marcador durante los primeros compases (5-1).

Con el sueño del ascenso cuesta arriba y prácticamente inviable --antes del inicio de la presente jornada la plaza de promoción de ascenso se encontraba a ocho puntos-- el gran objetivo del humilde Lloreda no es otro que el de conseguir formar de nuevo una plantilla que la próxima temporada devuelva la ilusión que, de un plumazo, se desvaneció en una de aquellas historias tan características del fútbol catalán.